Mariposas en el jardín, duendecillos detrás de los troncos de los árboles, sillas de raíz… “haditas” revoloteando… no, no hablo de ningún cuento, ni de Peter Pan; el cuento lo pones tú. ¿Y cómo es esto?

sillón natural con un arbusto

Gracias a Pooktre Tree Shapers podemos disfrutar de todo un cuento en el jardín de nuestra casa. ¿Nos gusta la fantasía? Claro que sí, a Peter y Becky también les encantaba y un día comenzaron a cultivar árboles a los que les daban cualquier forma; formas de mesas, de espejos, formas de butacas y banquetas… Esta linda pareja australiana transforman las plantas y raíces en ¡hermosos objetos decorativos!

Columpios de ensueño

El método, según Becky, es guiar cada raíz y cada árbol suavemente para darle las formas deseadas. Es un método suave pero que requiere gran capacidad, maestría y paciencia.

Tras el método de Pooktre Tree Shapers podemos asombrarnos con un sinfín de muebles increíbles y totalmente impresionantes. Esta pareja fabrica casi de todo hasta ¡hogares para nuestras mascotas!

Simplemente objetos maravillosos salidos de la más increíble imaginación. Objetos encantadores  irradiando la  más pura de las fantasías. Becky y Peter han logrado con paciencia y perseverancia una de las cosas más increíbles que hemos visto en mucho tiempo.

bancos con forma de mariposa

Entre todos los objetos y fantásticos muebles de decoración, podemos destacar… ¡todo! Hay que destacar todo, porque todo es impresionante; la mesa de café, el sillón de descanso, los espejos, los hongos y setas gigantes, tallados en madera, los espejos, las preciosas mariposas, los asientos de raíces aéreas…

sillas seta

Hay incluso muebles que no se pueden mover porque sencillamente pertenecen a la tierra y siguen viviendo allí, en su jardín.

Sencillamente Pooktre Tree Shapers no construyen mobiliario sino, a mi parecer, exquisitas obras de arte… algunas de una elegancia sin palabras. Si tuviera jardín me conformaba con solo una de estas encantadoras piezas realmente artísticas e impresionantes.

Fundirse con la madre naturaleza nunca resultó ni tan fácil ni tan atrayente.

sillas arbol