La apariencia de una placa hecha con cuarzo es distinta a una elaborada con granito; Maple, cedro o cherry son maderas que le van muy pero muy bien a este tipo de material en sus cocinas.

Por sus características, una pieza de este tipo no incluye vetas, pero si una apariencia fina con destellos leves o marcados que le dan el toque justo de estilo.

Son diseños más lisos y uniformes, vienen en muchas presentaciones y no se limitan a unos cuantos gustos.

Gracias a esto, las placas de cuarzo son versátiles, ya que se pueden llegar a adaptar muy fácil mente a los demás elementos decorativos del lugar donde se utiliza el mismo cuarzo o los demás lugares de alrededor de la casa.

También se comenta que, aunque no pertenecen a una tendencia en específico, hay quienes las prefieren por tener un acento más contemporáneo y fresco.

Van con cualquier decoración, pero como vienen con un color ya previamente definido, muchos clientes las prefieren por que se ven más minimalistas.

El cuarzo en tono rojo es una de las propuestas más vanguardistas en cocina.

De igual manera los accesorios aportan un aire moderno que complementa a esta propuesta.