Si eres de las personas que les encanta guardar frascos de vidrio de cualquier alimento, hoy te proponemos reciclarlos para convertirlos en parte de nuestra decoración de Halloween.

De manera muy sencilla vamos a obtener una decoración curiosa y siniestra, ideal para la Noche de Brujas! Entre los materiales que necesitaremos estarán algunos frascos de vidrio… puedes hacer una composición con varios.

También necesitaremos algunas ramas naturales, ramas secas, algo de musgo verde o pintura en spray musgo. Además una pistola de silicona caliente y silicona, por último hazte con algunos pequeños cuervos de mentira, algunos monstruillos como arañas, otros insectos, algunos ojos espeluznantes y todo lo que se te ocurra.

Lo primero que vamos a hacer es coger una, de las ramas, y realiza el corte necesario para que quede más corta que el frasco. Una vez realizado adhiérela en el interior de la tapa del frasco, con un poco de silicona caliente.

Ahora coge los insectos y otros que quieras incluir dentro del frasco y pegalos al palo con un poco de musco en la tapa para taparla. Ahora pone el frasco boca abajo sobre la tapa y cierra.

Realiza cuantos pequeños terrarios quieras. Puedes hacerlo con frascos diferentes y ubicar diferentes cosas en su interior, así quedará de fábula y daremos un toque macabro a la decoración de Halloween.