Cuando la peor contaminación está en casa: «Un hogar sin ventilar es un caldo de cultivo tóxico»

Vivir en la inconsciencia siempre resulta cómodo, aunque luego se multipliquen las situaciones inexplicables que afectan a nuestra salud a medida que envejecemos. Las enfermedades no aparecen porque sí. Aunque tenemos predisposiciones genéticas, desde que nacemos, nos exponemos a cientos de sustancias tóxicas diariamente.

Eva Liljeström, ambientóloga de origen escandinavo y nacida en Granada, no propone vivir aislados como John Travolta en El chico de la burbuja de plástico. Con su web y su cuenta en Instagram, ha estado asesorando a familias a domicilio y ha dedicado varios años a preparar su libro, Un hogar (casi) libre de tóxicos (Alienta, 2024). Su objetivo es que, si decidimos intoxicarnos, lo hagamos con conciencia.

La contaminación en el hogar

Eva explica que en el exterior el aire circula y la lluvia limpia las partículas en suspensión. En casa, sin embargo, los tejidos, tapicerías, lacas, esmaltes, cosméticos y productos de limpieza emiten elementos químicos tóxicos constantemente. «Después de oler un bote de detergente, ¿nunca has sentido un ligero dolor de cabeza o dificultad para respirar?», pregunta Eva. Aunque estas sustancias estén presentes en pequeñas cantidades y no haya normativa que las prohíba, exponernos a ellas diariamente y sin ventilar se ha demostrado nocivo. «Se forma una deliciosa sopa de tóxicos en tu hogar. ¿Abres las ventanas a diario?».

La importancia de ventilar

Durante el invierno, es común evitar abrir las ventanas debido al frío, lo cual es un error. «En invierno queremos estar calentitos y subimos la calefacción, lo que convierte esa sopa en un perfecto caldo de cultivo para microorganismos. Hay que ventilar, ¡y también en invierno!», enfatiza Eva.

Hogar ventilado
Cuando la peor contaminación está en casa: "Un hogar sin ventilar es un caldo de cultivo tóxico" 4

Productos cotidianos y su impacto

Eva destaca que perfumes, fragancias y productos de limpieza contienen ftalatos, disruptores endocrinos. Aunque se usen en pequeñas cantidades, la suma de estos productos puede causar dolores de cabeza, irritación y mareos. «Hemos normalizado vivir con estos síntomas sin saber que se deben a la exposición constante a estas sustancias.»

También te puede interesar:
Consejos a la hora de decorar nuestro Hogar para Recibir la Navidad

Acciones para un hogar más saludable

Eva propone informarse sobre los componentes de los productos que introducimos en casa y ejercer nuestro poder como consumidores. Leer etiquetas y pictogramas de seguridad es esencial. Además, recomienda ventilar la casa y, si es posible, usar sensores y purificadores de aire. «Los ambientadores sintéticos pueden estar relacionados con enfermedades respiratorias y del sistema nervioso central. Usa aceites esenciales de buena calidad.»

Alimentación y plásticos

Eva alerta sobre el consumo de alimentos envueltos en plástico, ya que pueden liberar microplásticos en nuestro organismo. «Podemos estar ingiriendo el equivalente a una tarjeta de crédito en plástico cada semana. Estos plásticos pueden alterar nuestra función hormonal y causar problemas de obesidad, tiroides o fertilidad.»

Un hogar más saludable

Eva admite que es imposible tener un hogar completamente libre de tóxicos, pero insiste en que cada pequeño cambio cuenta. «Comienza por el tema que más te preocupe, ya sea la limpieza, el sueño o la exposición a sustancias. Los cambios pequeños pueden tener un gran impacto en tu salud.»

Sobre Eva Liljeström

Eva Liljeström es ambientóloga licenciada en Ciencias Ambientales, especializada en Toxicología ambiental. Fundadora de Casa sin Tóxicos, asesora a familias para adoptar hábitos más saludables. Publicó su primer libro Un hogar (casi) libre de tóxicos en febrero de 2024 con la editorial Alienta (Grupo Planeta). Su misión es ayudar a las familias a mejorar su calidad de vida de manera consciente, saludable y sostenible.

Eva vive en el campo y utiliza purificadores de aire para garantizar la calidad del aire en su hogar, destacando que incluso en entornos naturales, la contaminación puede estar presente. Su trabajo y compromiso han ayudado a más de 2000 familias a vivir de manera más saludable.

Últimos artículos

Scroll al inicio