¿Buscas una idea para hacer un centro de mesa? hoy te dejo con este conjunto de toque rústico, perfecto para integrarlo en ambientes festivos o para otorgar un detalle en la mesa para tu día  a día. Creo que es bastante llamativo, además me encanta la idea de reciclar elementos que tengamos en casa (como las cuerdas)

Este centro de mesa podría ser el protagonista de un estupendo día. Combina los colores que más te gusten, eligiendo bonitas flores que también pueden ser de temporada. Las Damas de Noche, el pensamiento, el jazmín o el clavel son algunas de las flores que puedes tener encuenta, a la hora de añadir al centro de mesa.

Estas flores que os he mencionado tienen un aroma embriagador y, además, las hay en colores diferentes por lo que puedes combinarlas entre ellas y con el resto de la decoración. Si te gusta este sencillo y rústico centro de mesa, necesitarás algunos elementos como:

centro de mesa

– una cuerda más o menos gruesa (al gusto)

– un vaso, jarrón o recipiente al que poder adherir la cuerda

– una pistola de silicona

– unas tijeras

– las flores que más te gusten

Es muy fácil de hacer, comienza a pegar la cuerda por la base (puedes hacer un espiral con l a cuerda, del mismo diámetro que la base y luego pegarla con silicona) después sigue tapizando el jarrón con la cuerda. Recuerda añadir un poco de silicona, poco a poco, en el trayecto que sigue la cuerda.

Además presiona con los dedos y aprieta la propia cuerda, al jarrón. Procura que quede bien tensa, ya que el resultado final no puede verse con una cuerda floja. Una vez que está toda tapizada con la cuerda, añade las flores que más te gusten. El interior del jarrón puedes llenarlo con tierra o bien con agua (esto último es más fácil, pues el frasco no tiene agujeros preparados para el drenado de la planta) Rellena con agua y añade las flores que más te gusten, ideal para utilizarlo como centro de mesa en bodas, otros eventos o reuniones en casa.

foto: bridalguide