Hoy os dejo con una simpática idea para optimizar, aún más una cocina que disponga de isla. A veces las isletas son grandes soluciones, decorativas y funcionales, para crear espacios más dinámicos. En esta ocasión a la propia isla se le ha añadido unos restos de madera.

Optimizar la cocina, a veces, no es tan complicado como parece. Organizar, reorganizar y obtener mucho espacio de almacenaje, será nuestra prioridad. Si además tienes una isla de cocina, pero no dispones de mesa o está en otro lugar, es una gran idea añadir una especie de barra.

Esta barra o mesa adicional será eficazmente utilizada para desayunar o comer en la cocina. Según vayan saliendo los platos, se pueden servir en este apartado. La razón por la que hacer esto, ya la he comentado, bien porque quieras una mesa auxiliar, ideal para desayunar o comer algo de rapidez; o bien por gusto de añadir una superficie donde poner accesorios y platos, para desahogar aún más el espacio.

cocina

La cocina que vemos hoy tiene la ventaja de dispone de techos altos, que quedan preciosos dentro de la decoración. Unas lámparas de techo y de cable largo, permiten acercar la iluminación a la zona de trabajo. Pero como vemos es más bien ppequeña (aunque las hay mucho más pequeñas)

Los muebles y superficies de acero, mezclados con colores grises y materiales como la madera… dan cierto toque elegante e industrial al lugar. La especie de barra que han añadido a la isla de la cocina, está hecha de madera, perfecta para combinar. Bien medida y cortada, no hay más que encajarla por el lado más largo de la isla.

Por último, para desayunar, comer o cenar más cómodos, añade unos confortables taburetes o sillas. Ahora tendrás un espacio para charlar y tomar un picoteo mientras la comida se va haciendo ¿qué os parece?

foto: homedit