En este artículo seguiremos hablando de la forma en que debes diseñar los espacio de tu cocina para obtener buenos resultados. Te invitamos a leer el artículo anterior en que comenzamos a hablar del tema.

Existen diferentes maneras para distribuir las áreas: en paralelo, en L, etc. Para la distribución en paralelo se deberán colocar dos áreas en línea y una en frente. Es aconsejable un mínimo de 120 centímetros entre ambas filas de muebles, esta distribución es ideal para el caso de las cocinas que son más largas que anchas o en las cocinas que tengan dos puertas opuestas.

Pautas para diseñar tu cocina

En el caso de la distribución de las áreas de trabajo en L se tendrá que contar con un buen espacio, así se podrán ubicar los elementos en dos paredes contiguas. En este tipo de cocina se tiene el espacio necesario para colocar elementos auxiliares, por ejemplo, una mesita para comer.

Si ya elegiste la forma de distribución de las zonas de trabajo tendrás que pensar en cómo ubicar los muebles. Los primeros que se tienen que ubicar son los elementos básicos dentro del triángulo de trabajo, después se tienen que poner los más bajos en un rincón. Los expertos consideran bueno ubicar el fregadero y el lavavajillas juntos, las estufas se suelen ubicar en las esquinas. Después tendrás que ubicar los muebles más altos.

Es muy importante que entre el fregadero y la cocina deberá existir una distancia de 60 centímetros y que no se deben colocar llaves delante de las ventanas que se abran hacia adentro. En próximos artículos continuaremos brindándote los detalles que te permitirán diseñar correctamente tu cocina.

Foto | Flickr