Cuando se cuenta con poco espacio para el salón o el dormitorio, se tiende a pensar que no hay arreglo alguno para tener una decoración atractiva. Esto es totalmente erróneo por cuanto agregando pequeños detalles, como el uso de colores vibrantes que contrastan con colores claros en las paredes y detalles coquetos como cojines en el salón y reduciendo el tamaño de los muebles, optando por modulares y otras soluciones en ese sentido, podemos tener una decoración perfecta.

Hoy nos concentraremos en los espacios reducidos, ya se sabe que hay salones pequeños que parecen no dar de si más, dormitorios que ya nos hacen sentir el deseo de mudarnos y con nuestras tres sugerencias de hoy seguro que mudas pero de parecer, y te logras un espacio cómodo y acogedor aún cuando sea pequeño. Un pequeño dormitorio, se puede adaptar bien utilizando un mueble para organizar todo y utilizando colores alegres así como disponiendo al máximo del espacio, poniendo la lámpara en la pared, por ejemplo.

O bien podemos reducir el tamaño de los muebles y disponerlos de una manera que resulte ordenada pero básica al máximo,así lograremos decorar un dormitorio que sin tener mucho espacio luce muy atractivo como el de una de estas imágenes.  Un saloncito coqueto y muy colorido podemos lograr combinando colores pastel con colores vibrantes, reduciendo los muebles a un sofá de un tamaño menor que el estándar y colocando taburetes y otras opciones para acomodar a los que nos visiten, una mesa que se adapte al respaldo del sofá y  un máximo de color en el cortinaje.

No cabe duda que estos espacios reducidos se ven muy bonitos pese a que sí que son pequeños, pero con un poco de interés seguro que puedes adaptar estas ideas a tu entorno para que luzcan bien.