A todos nos gustan los suelos de madera por la elegancia, la calidez y el agradable tacto al caminar sobre ellos. Pero hay algo que tienen en contra, y es el continuo cuidado que se debe tener con esta superficie.

Desde que entraron en nuestros hogares se han ido creado nuevos modelos, como por ejemplo el parquet de chapa de madera que ofrece más resistencia y no requiere de tantos cuidados, como los antiguos suelos de tarima y madera maciza.

Para todos aquellos que quieran tener uno, pueden optar por la opción de colocar las baldosas de porcelana que imitan la madera. La mejor muestra para demostrar que son unas baldosas tan conseguidas como los listones de madera, son las imágenes.


Las recientes colecciones de Porcelanosa muestran los avances que se hacen sobre este material, y el excelente dibujo que te hace dudar si se trata de madera real.

Esta opción con baldosas nos ofrece algo que hasta ahora no teníamos, ya que el inconveniente de la madera con la humedad, la descartaba para el suelo de baños y cocinas.

Las baldosas también acaban con el problema que provoca el exceso de pasos sobre la madera. Ahora ya no importa si los niños entran con arena a casa, o tu familia numerosa pisotea el suelo a todas horas. Con ser cuidadas igual que el resto de suelos de porcelana bastará.

Pero toda ventaja trae consigo un inconveniente y es que aunque la estética sea la misma, el sonido que produce la madera al pisarse o la calidez de caminar descalzo sobre ella, las baldosas de porcelana no lo tienen.

Todas estas características acercan el parquet a más hogares y habitaciones, así más de uno podrá quitarse la espinita clavada.