Apuesta por tu creatividad y diseña algo original, un hermoso plato, un bonito espejo… un poco de pegamento y voilà! mira qué espectaculares espejos puedes llegar a montar. Decora tu rincón favorito con estos artículos que serán los protagonistas de tu decoración.


Los materiales que necesitarás para ello serán algunos platos de cerámica, porcelana o loza, tantos como espejos quieras realizar. Además necesitaremos espejos, pegamento universal, algo para cortar espejo o vidrio -esto no es fundamental-, unos ganchos para poder ubicarlos donde más nos gusten y un compás.

Para comenzar  seleccionamos los platos que serán la base de nuestros espejos decorativos. Elige aquellos que más te gusten o no los utilices para nada y simplemente los tengas guardados. En la fotografía se utilizó platos que ya tenían marcada la circunferencia central y el marco o contorno es bastante llamativo.

Tomamos el plato que deseamos y cogemos la medida del circulo central, si no tiene círculo con una plantilla o compás realizamos el diseño circular y este lo pasamos al espejo por detrás. De esta forma solo resta cortar el espejo en forma de circulo con la medida que quieras.

Para cortar el espejo necesitaremos un cortador de espejo o vidrio, pero si no disponemos de ello siempre podemos acudir a una vidriería para que nos lo corten. En cualquier otro caso podemos comprar un espejo ya redondo.

Ahora solo queda pegar el espejo justo en el centro del plato. Utiliza, para ello, pegamento universal y una vez que tengamos todo bien seco pegaremos por detrás del plato el gancho para cuadros. De esta forma solo queda ubicarlo donde tu quieras.