Aunque solemos destacar que la labor del artesano se ve suprimida por la tecnología que avanza y logra verdaderas maravillas en tiempo record, algunas prácticas parecen no abandonar nunca las sanas costumbres de transformarse en un elemento determinante de la composición humana, en su belleza y laboriosa creación.

Es así que encontramos el mimbre, un junco sumamente elegante, el cual se caracteriza por su valiosa interacción con el genero humano, incluso en los relatos bíblicos se hace presente como elemento tradicional de la vida cotidiana en una etapa de la humanidad donde el desarrollo industrial de productos podría ser concebido como una obra fantástica de la imaginación.

Miralles-Tagliabue es un estudio oriundo de la ciudad de Barcelona, los catalanes saben muy bien de combinar aquello que no siempre es objeto de deseo por su simpleza con las soluciones mas valiosas en carácter de estética, lujo y vanguardia, de esta manera entregan vida a este maravilloso juego de dormitorio que causara furor en Shanghai 2010.

Spiral Cubs es otra compañía que trasciende incluso los conceptos mas finos del diseño su idea de producir mimbre bajo el contexto industrializado encuentra en las cadenas de producción la fina obra del artesano y mientras juega con fibras y  elementos tradicionales, logra crear verdaderas obras de arte como este juego de salón, que no tienen absolutamente nada que envidiar a las mas vanguardistas piezas.

De todas maneras aunque la vanguardia haga su entrada triunfal en el contexto creativo que da vida y forma al mobiliario de mimbre es imposible negar su capacidad estética para continuar siendo un elemento joven y fresco, sencillo de combinar, y practico por su peso y resistencia, a la hora de decorar, ya no únicamente espacios de esparcimiento y libres de toda regla estética, sino todas las tendencias, incluso las mas conservadoras y elegantes.

También te puede interesar:  Una buena idea: decorar con besos