La calidez de la madera es un recurso muy utilizado a la hora de “vestir” el suelo de nuestra vivienda. Pero para saber que  suelo elegir y cómo hacerlo, lo principal es hacerse un par de preguntas como qué tipo de hogar tengo – es una casa, es un piso… etc.- de cuantos metros cuadrados dispongo y la economía con la que cuento; ¿tengo o no tengo hijos? O quizás ¿mascotas?


Si estamos decididos a cubrirlo con madera deberemos saber que existen una serie de opciones con las que podemos contar como el parqué, la tarima flotante, el tipo de madera como las más comunes el roble o la haya, o quizás maderas más exóticas como la caoba o el iroko; el color de esta también es otra de las múltiples opciones, tonalidades oscuras o claras según el estilo que queramos dar a nuestra vivienda


Como todos sabemos la belleza y calidez que aporta la madera a nuestro hogar es incuestionable, es un elemento que complementa perfectamente a los muebles de carpintería. Y sin lugar a dudas este tipo de suelo es resistente al paso del tiempo, teniendo una capacidad aislante bastante grande.


Igualmente también existen, además de las ventajas, una serie de  desventajas al utilizar este tipo de material.


Por el contrario algunas de las desventajas que tiene es su precio, un suelo de madera no es lo más asequible… por ello no se suele poner en todas las estancias de una vivienda, sino que se reservan estancias especiales para ello, como el salón.


Otra de las desventajas que tiene es que la instalación de la madera es más complicada que las de otros tipos de suelos y necesita ciertos cuidados si no se deteriora con el tiempo y se oscurece. Pero si se cuida puede durar toda la vida.

Como veis antes de sumergirnos en la tarea de vestir nuestros suelos deberíamos pensar un poco, más que en lo que deseamos, en lo que es más factible.



  • Tatiana Gia

    Están excelentes los diseños en esta pagina………..