Ahora con el verano podemos pasar más tiempo con nuestros hijos. Proponer actividades divertidas resultarán muy entretenidas y, además, decorarán nuestros rincones de una forma muy original.


En esta manualidad nos ayudaremos con materiales naturales como arena de playa, conchas marinas… aprovecha cuando vayas a la playa! Después cogemos una botella de plástico y verás como la transformamos en un pequeño océano.

Los materiales que necesitaremos serán:

– una botella de plástico de medio litro

– 10 conchas de mar
– 1/4 taza de arena
– colorante de alimentos verde y azul
– purpurina plateada
– agua
– aceite de bebé
– pistola de pegamento caliente

Para empezar introducimos la arena en la botella, también deberemos meter las conchas de mar que hayamos recopilado. Ahora mezclamos una gota de colorante azul y una gota de colorante verde en agua. La proporción de agua será de unas 6 tazas. Mezclalo en un recipiente y ahora llena la botella de plástico con la mitad de la mezcla.

El siguiente paso es añadir un poco de purpurina, dentro de la botella y añadir aceite -no llenes completamente la botella- Para acabar, colocamos el tapón y añadimos un poco de pegamento en la tapa. Así no se escapará el líquido.

Como ves un pequeño y decorativo océano en tan solo unos pasos.