Hacer de tu casa un espacio nostálgico y lleno de vida, donde tus viajes y lugares preferidos del mundo ocupan un lugar preferente en la decoración, dándola un aire cosmopolita de lo más sugerente. ¿Te apetece la idea? Saca tu faceta más viajera y plásmala en cualquier rincón decorando con mapas y bolas del mundo.

mapas y bolas del mundo
Fuente: Geogragift

Es posible que aún no lo sepas, pero los mapas y bolas del mundo son un instrumento valiosísimo para hacer realidad esta propuesta decorativa. Atrévete sin complejos a dejar a la vista todos esas ciudades y países que te han regalado tan buenos momentos en tus viajes inolvidables. Y también esos destinos aún sin explorar. Da igual el continente. Lo importante es que sueñas con conocerlos en algún momento de tu vida.

Hoy queremos contarte cómo dar una pátina viajera y exploradora a la decoración de tus habitaciones. Da igual el estilo que prevalezca en ellas. Puede que tus estancias sean minimalistas, vintage. O que en ellas impere cien por cien el espíritu funcional. No te preocupes ni lo más mínimo. Estos objetos suman encanto. Son excelentes compañeros estéticos juntos a muebles y acabados de todo tipo, al margen de tendencias y estilos decorativos. Atrévete con los mapas y bolas del mundo.

Un salón con mapas y bolas del mundo: el look más viajero

Fuente: Geogragift

Los mapamundis de gran tamaño, tipo murales, son fantásticos para decorar la pared principal de un salón o un comedor como un recurso de gran fuerza visual. Elige un modelo con dibujos de todos los continentes, como si fueran siluetas que se despliegan formando bellas figuras geométricas de lado a lado de la pared.

Este tipo de mapas quedan espectaculares sobre fondos de colores intensos, pues su trazo suele ser negro o de un tono oscuro. Atrévete con ellos y disfruta de su visión para relajarte y viajar con la mente a cualquier punto del planeta. Verás que chulo queda.

También te puede interesar:  Ideas. Decora todos los rincones de tu Hogar

Recuerdos vintage

Hay tantas ideas que proponerte… Muchas veces ni siquiera es necesario adquirir alguno de estos mapas y bolas del mundo porque ya los tienes. Suelen ser auténticos tesoros adquiridos en viajes lejanos. Regalos muy especiales a los que te encantaría dedicar un lugar especial, recuerdos de familia cargados de emotividad. O esa última adquisición de un mercadillo en busca de joyas vintage para tu colección de objetos entrañables.

Como por ejemplo las bolas del mundo antiguas, con su base de madera y sus océanos en un azul cielo imposible de olvidar. Son geniales para crear rincones nostálgicos realmente originales en numerosas zonas del salón. Bodegones que imprimen un aire viajero a la decoración de una forma muy evocadora. Si te apetece arriesgar, apuesta por piezas individuales. Y si tienes más de una, agrúpalas mezclando modelos de diferentes tamaños.

Solo es cuestión de observar los diferentes ambientes que existen en el salón y dar con ese lugar estratégico. Tal vez ese espacio vacío sobre un librero, en un rincón junto a la ventana o alineadas junto a una pared. Si quieres que tengan mucho protagonismo, agrúpalas sobre una mesita auxiliar o una mesa baja. Los muebles de maderas envejecidas, o hechos con materiales recuperados pueden ser unos compañeros fantásticos de los mapas y bolas del mundo.

Globos terráqueos personalizados para el estudio

Fuente: La tienda de Renata

Hay muchos más lugares de la casa ideales para decorar con globos terráqueos. Y los despachos y estudios son mis favoritos. No te preocupes si no sabes muy bien cómo incorporarlos a la decoración de estas habitaciones en las que pasas tanto tiempo. Es una tarea de lo más divertida donde hay que poner a prueba la imaginación y atreverse a exprimir todo su sabor nostálgico, sin miedo a ponerlos junto a muebles y elementos que nada tienen que ver por estilo y época.

También te puede interesar:  Decorando espacio pequeños

Solo es cuestión de observar las diferentes zonas que existen en estas habitaciones y dar con ese lugar privilegiado. Tal vez ese punto vacío sobre la estantería, en una esquina junto a la mesa de trabajo para que luzcan bien, o alineados junto a una pared un tanto desnuda. ¿Más ideas? ¿Qué tal usarlos como pantallas para lámparas de techo, o customizarlos creando tus propios diseños con vinilos de flores y palabras?

Fuente: Mademoiselle Claudine

Láminas del mundo para el dormitorio: un toque cosmopolita

Ahora le toca el turno a los mapas del mundo que se presentan en versión de láminas. A simple vista puede que no parezcan objetos decorativos de gran interés. Sin embargo, están llenos de posibilidades porque hay diseños realmente elegantes y sorprendentes. Como ocurre con los mapas dibujados en tonos dorados y formas triangulares.

Fuente: Geogragift

Cada vez son más los incondicionales a este tipo de elementos de papelería como un recurso de un gran potencial para la decoración de interiores actual. Una sugerente alternativa a las obras pictóricas y fotografías que solemos elegir para ambientar tales estancias. Te estarás preguntando dónde colocarlas. Pues ahí va el dato: para enmarcar y resaltar paredes principales, como por ejemplo una zona tan especial del dormitorio como es el cabecero de la cama.

Enmarcadas y colgadas como protagonistas absolutas, combinadas con láminas de otros tamaños, o sutilmente apoyadas sobre muebles. Darán un aire cosmopolita fresco y desenfadado a tu dormitorio.

Mapas urbanos: un viaje a cualquier ciudad del mundo

Foto: Geogragift

Ciudad de México, Londres, Tokio… El principal atractivo de los mapas urbanos es su inconfundible capacidad visual para hacerte recordar la visita inolvidable a una ciudad concreta. O los anhelados planes de un próximo viaje. Sea cual sea su objetivo, se han convertido en un fantástico recurso estético que pone el acento en un soporte tan inusual como son los planos en blanco y negro de grandes y pequeñas ciudades.

También te puede interesar:  + de 300 fotos con ideas para dormitorios modernos

Resérvalos un lugar preferente en cualquier estancia. Verás cómo tu decoración adquiere ese sello viajero y urbanita del que te hablaba al principio de este post. Cuanto más grandes y minimalistas mejor. ¿Qué opinas tú?

Compartir