El cuero es uno de los materiales más utilizados dentro del mundo de la decoración. Sin embargo, si no es tratado de la manera adecuada, puede llegar a desprender un olor muy intento que puede resultar desagradable. Quitar el olor a cuero puede suponer una tarea complicada si no sabemos cómo hacerlo. Por suerte, podemos aplicar ciertos trucos caseros que nos pueden ayudar a combatirlo. Hoy veremos algunos de estos trucos que nos ayudarán a que nuestros productos de cuero no desprendan ese olor tan molesto.

Granos de café

Fuente: pixabay

En el caso de querer quitar el olor a cuero de pequeños complementos o adornos, el método más eficaz es utilizar granos de café. Para ello, tendremos que meter esa pieza en una bolsa de plástico junto con un puñado de granos. La bolsa la debemos cerrar bien para que no pueda entrar ni salir aire. Después de un día en su interior, ese producto habrá perdido todo o parte de ese olor tan fuerte.

Utilizar bicarbonato seco

Fuente: pixabay

El bicarbonato sódico siempre ha destacado por ser un producto muy útil en la limpieza del hogar. No es de extrañar que nuestras abuelas y madres ya lo utilizaran hace muchos debido a sus propiedades. Entre estas, está la de acabar con ciertos olores, entre ellos el del cuero.

Para quitar el olor a cuero, lo forma más fácil es meter el objeto dentro de una caja y cubrirlo con bicarbonato en polvo para que absorba el olor. Lo deberemos dejar así durante 3 o 4 días para acabar completamente con él. Pasado ese tiempo, es necesario que lo limpiemos bien.

También te puede interesar:  Separa los ambientes con madera

Agua y bicarbonato

Se trata de una alternativa al método anterior, aunque el objetivo final es el mismo, conseguir que el bicarbonato absorba todo el olor. Para ello, en un vaso de agua añadiremos dos o tres cucharadas de bicarbonato. A continuación, cogeremos gasas o algodones y los empaparemos.

En una caja de plástico, meteremos nuestros objetos de cuero junto con las gasas empapadas. Cerraremos bien la caja y lo dejaremos actuar durante un par de días.

Vinagre blanco

En el caso de tratarse de un artículo muy grande, como pueden ser sofás de cuero o sillones, los métodos anteriores no son útiles. En este caso, el uso de vinagre blanco puede ser nuestro gran aliado. Para ello, debemos diluir una parte de vinagre en cinco de agua. A continuación ponerlo dentro de un pulverizador y rociar toda la superficie con nuestra mezcla. Cuando esté todo rociado, es recomendable dejarlo que se seque en un lugar bien ventilado.

Antes de rociar toda la superficie, os recomiendo que lo probéis en una esquina para ver que el cuero no se agrieta o se decolora.

Papel de periódico

Fuente: pixabay

Otra de las opciones que tenemos para acabar con el olor a cuero es utilizar papel de periódico o papel de embalaje. Lo importante es que sea poroso para que pueda absorber la humedad y de esta forma se encargue de eliminar el mal olor del objeto de cuero. Para ello, lo que debemos hacer es colocar la pieza de cuero en una caja y en su interior introducir hojas de papel de periódico arrugado, intentando cubrir todas las zonas. Lo dejamos así durante varios día, hasta que veamos que el olor ha desaparecido.

También te puede interesar:  Muebles en piel de Sol & Luna

Dejar que pase el tiempo

Como último remedio, lo que podemos hacer es dejar que pase el tiempo. Con el paso de los meses, el cuero tiende a suavizarse, lo que hace que sus poros se abran y el mal olor se escape. De esta forma, evitaremos tener que utilizar productos químicos, pero claro está, siempre y cuando podamos soportar ese olor.

Seguro que vosotros también conocéis algún que otro truco para quitar el olor a cuero. Si es así, os animamos a que lo compartáis con todos nosotros. ¡Os estamos esperando!

Compartir