Hoy comparto este bonito marco, hecho a partir de un tubo de plástico. Estos tubos los puedes encontrar en tiendas de bricolaje, por ejemplo, incluso puede que haya alguno en casa después de una obra. Si dispones de uno de estos tubos y no sabes qué hacer con el.. ¡no lo tires!

¿Por qué no convertirlo en un marco? Puedes transformar, este tubo de plástico, en un bonito marco para un espejo, un cuadro, una pintura, alguna fotografía. Desde luego que es bastante original y el resultado es perfecto, por no decir que ayuda a reciclar plástico.

Si buscas un marco original, solo tienes que cortar el tubo de plástico, con las medidas que quieras. Unos pueden ser más largos que otros, incluso puedes variar el tamaño del tubo con otro más pequeño, para dar un diseño más dinámico y en 3D.

tubos

En las fotografías vemos como, con ayuda de un cajón, se da la forma rectangular al marco. Si la quieres redondeada busca una estructura de esa forma, igualmente puedes buscar estructuras o bases ovaladas, en rombo, triangulares o como quieras.

Cuando tengas la base, solo has de colocar un trozo de tubo y, junto a éste, adherir otro trozo. Fija los trozos con un potente adhesivo para el material que estás utilizando, con cuidado ve pegando los unos a los otros.. pero recuerda no adherirlos a la estructura en este caso de madera.

Cuando hayas pegado todos los tubos y se hayan secado bien, retira el marco con las manos levantándolo. Comprueba que estén bien pegados y listo ya tienes un bonito marco. Además de utilizarlo para decorar el borde de pinturas, fotografías o espejos, también lo puedes utilizar solo.

Se puede colgar este marco en la propia pared, incluso puedes hacer otras formas que no sean cerradas y así también dar un bonito y diferente toque a tus espacios.

foto: stylemotivation