En decoración todos tenemos un material fetiche. Ese que no nos cansamos de mirar y utilizar sin límites. Pero qué sucede cuando hay más de un favorito entre los elegidos. Como los naturales e industriales: un Mix ideal. Mezclar es una de las grandes bazas para enriquecer cualquier interior doméstico. ¿Cuál es su secreto?

Mix ideal
Fuente: panelpiedra

Hay materiales decorativos que parecen haber nacido para ser combinados, maridajes perfectos. Es lo que llamo el Mix ideal. La fórmula que nos permitirá no renunciar a ninguno. Así ocurre con los llamados naturales y los industriales. Unos te darán grandes de dosis de autenticidad y calidez. Y los otros una mayor funcionalidad y un baño de modernidad innegable. Veamos cómo sacar de ellos lo mejor, en total armonía.

Busca tu Mix ideal

Fuente: Topidee

Crear este Mix ideal decorativo significa lo siguiente. Que por un lado, somos unos incondicionales de las maderas, la piedra, el ladrillo, e incluso la arena y la cal. Y por otro nos enamoran materiales como el microcemento, el aluminio y los revestimientos porcelánicos. Todos tienen cabida en los ambientes domésticos si se dosifican y distribuyen equilibradamente. Si se traza un guión bien pensado, donde se valora el conjunto estético de las habitaciones.

En un Mix ideal no solo importan los materiales que hemos decidido maridar para vestir nuestras estancias. Aunque son los protagonistas indiscutibles, seguramente tendrán que convivir con otros elementos que ya estaban y que cumplen un papel importante. No hay por qué renunciar a ellos. Desde los colores que mandan en las estancias, a los textiles y tapicerías escogidas en su momento para vestir las ventanas, los sofás y butacas del salón, etc.

También te puede interesar:  Perchero hecho de perchas
 Fuente: panelpiedra

Lo primero será imaginarnos cómo queda nuestro Mix ideal. Cerrar los ojos y visualizar esa combinación en un espacio determinado. Por ejemplo, la cocina de casa, amplia, luminosa y de techos altos. El momento importante llegará al trasladar esa idea al escenario real. Es ahí cuando veremos si funciona o no, qué habría que corregir, etc. Una de las reglas que no debemos saltarnos es impedir que unos materiales predominen sobre otros. Y para ello, nada como delimitar el lugar o superficie donde colocarlo. Así crearemos un estilo equilibrado, donde lo natural no se impondrá sobre lo industrial. Un Mix ideal y planificado hasta el mínimo detalle.

Un dúo elegante de piedra y aluminio

Fuente: Homeinfo

Quizá el primer Mix ideal para tus interiores domésticos consista en jugar con la piedra natural y el aluminio. Pueden ser los elegidos para acondicionar estancias amplias, de muros generosos y grandes ventanales. De esta manera te asegurarás de que se lucirán al máximo a plena luz del día, con la luz natural que invadirá el espacio. Tal vez el dormitorio principal, o una sala diáfana y a doble altura concebida para el descanso y los momentos de ocio.

¿Y dónde colocar cada uno? Una decoración cálida y elegante consistirá en reservar las paredes principales para revestirlas con la piedra natural. O tan solo exhibirla en un solo tabique, el de mayores dimensiones, y concentrar en él toda la atención estética. Nuestro Mix ideal irá tomando forma, como una piel delicada y natural. El aluminio podrá estar presente en la carpintería de la ventana o el balcón de la estancia. Y también en pequeños detalles decorativos, o en los acabados de algunos auxiliares y lámparas de techo o apliques de pared.

También te puede interesar:  Renueva las estancias con toques actuales

Interiores afines en acabados y look cromático

Fuente: matchness

Cuando logramos crear un Mix ideal todo encaja a la perfección. Significará que hemos acertado no solo en la combinación de los materiales escogidos. Sino también en el modo de jugar con los acabados, en descartar aquellos que no funcionan hasta dar con el que nos da el efecto final deseado. Un ejemplo clarísimo de esto sucede cuando combinamos otra pareja decorativa estelar: el ladrillo visto y un revestimiento laminado, o un cemento alisado.

Fuente: adelaparvu

No son una novedad pero desde luego sí un dúo brillante, capaz de dar vida a escenarios modernos envueltos en calidez y naturalidad. Pueden ser los candidatos para renovar el corazón de casa, nuestro salón. Y más aún si vivimos en un vivienda antigua rehabilitada, donde la distribución espacial sumará belleza. Las superficies verticales son las más idóneas para lucir un ladrillo visto; su textura y color irregular se lucirá con fuerza si posee cerca una fuente de luz natural. Como por ejemplo los rayos de sol que entran a través de los balcones. Un pavimento laminado es un compañero de lujo. Solo dos recomendaciones: buscar un tono y acabado opaco que sintonicen bien y huir de los modelos con vetas muy marcadas. El ambiente decorativo será puro equilibrio. Un Mix ideal de los que perduran.

La madera en cualquier versión

Fuente: Peña Azulejos

Con la madera como aliada cualquier Mix ideal es posible en nuestros interiores. La mayoría de los materiales industriales se llevan bien con ella en todas sus versiones. Cuando la concebimos como un revestimiento puro y cuando es usada como contrachapado, DM, etc. Hay muchas parejas que nos pueden encajar en los ambientes de casa. Si nos atrevemos con fórmulas muy contemporáneas, nada como presentar la madera junto a un porcelánico, tan industrial, y en placas de gran tamaño. O bien apostar por ella junto a suelos de microcemento o encimeras de piedra acrílica si el espacio elegido es la cocina. Será su manera más moderna de estar presente en ella, demostrando que también puede ser un material apto para tales zonas domésticas. Este Mix ideal funciona en cualquier lugar de casa.

También te puede interesar:  ¿Cómo coloco un estante?

¿Y el tuyo?