Disfrutar de estancias domésticas a doble altura, con techos altos, es una maravilla. Un lujo al que aspiramos la mayoría. Permiten modelar los interiores de otra manera, generar ambientes infinitamente más personales. Y, por supuesto, rentabilizarlos para crear nuevos usos en zonas insospechadas. Los espacios a doble altura están repletos de posibilidades decorativas.

espacios a doble altura
Fuente: HZHomestay

De acuerdo que los espacios a doble altura son una pasada estéticamente. Sobre todo si se trata de estancias antiguas o rehabilitadas, que dejan a la vista elementos originales de su arquitectura, como molduras, columnas y vigas. Pero también hay que buscar propuestas para aprovechar sus metros con una visión más práctica. Pueden ser la opción perfecta para duplicar la funcionalidad en apartamentos mini. El modo más óptimo de sacar partido a zonas diáfanas un tanto desaprovechadas, o una salida original para que el cuarto de los peques cuente con un rincón de juego en las alturas. Hay tantas ideas… Como éstas:

Espacios a doble altura: salones con muchos más usos

Fuente: PS-Financials

A veces, no es un problema de amplitud lo que nos lleva a buscar nuevas soluciones en esos espacios a doble altura. Puede ocurrir que tengamos demasiados metros agrupados en ellos y, sin embargo, pocas estancias en el resto de casa. O simplemente nos apetece reunir todas las actividades de nuestra vida cotidiana en un mismo espacio, porque cuenta con una luz natural privilegiada. La única condición antes de emprender cualquier cambio en estos espacios a doble altura es que sus techos sean lo bastante elevados como para moverse cómodamente. Un requisito que se vuelve esencial si estamos pensando en colocar camas o zonas de trabajo.

Los salones de grandes dimensiones se prestan para una redistribución espacial de este tipo. Es decir, aprovechar su parte más elevada para crear una zona de dormir acogedora, a la que se puede acceder por una escalera moderna. Las de madera son las mejores para sumar calidez. Y la parte inferior despejada para crear un área con diversos ambientes de descanso. En ellos encajan muy bien butacas y sofás de estilo moderno. Los muebles bajos son los idóneos para crear una decoración horizontal. Y las alfombras, además de vestir el suelo, una ayuda infalible para delimitar visualmente los diferentes ambientes creados.

También te puede interesar:  Papel Tapiz ¿Cómo Eliminarlo?

Apartamentos mini: crecer en vertical

Fuente: My ideal home

Sin duda los apartamentos mini y los estudios con la típica cocina americana suelen requerir soluciones decorativas súper ingeniosas. Y si son espacios a doble altura, existen opciones muy interesantes para duplicar su funcionalidad. Si es así, adelante con propuestas que hagan posible crecer en vertical, reservando la parte alta para usos muy diversos, en función de las necesidades. Si está bien dotada de luz natural porque hay ventanas en las paredes, o porque recibe luz cenital, puede ser perfecta para montar un altillo. ¿Qué tal utilizarlo como zona de trabajo? ideal por cierto para estar más concentrado y aislado. O tal vez se trate de un lugar propicio para acondicionar un dormitorio. Una escalera de estructura metálica permitirá acceder fácilmente a este altillo y a la vez no robar demasiado espacio.

Zonas extra realmente muy versátiles

Fuente: Emma Sheehy

Otra posibilidad cuando pensamos en espacios a doble altura es rentabilizar su parte inferior como una zona extra de la habitación. Es decir, como un plus para la estancia que podemos usar o no a diario, pero que sin duda añadirá comodidad y funcionalidad. Sin ir más lejos, se prestan muy bien a transformarse en pequeños habitáculos donde adaptar muebles tipo librería. A medida o modulares. O recurrir a opciones bastante más fáciles y económicas, como las baldas de madera, colocadas de lado a lado. Las estanterías modulares metálicas son más ligeras visualmente. En una palabra, la idea es disponer de una pequeña biblioteca en esa zona inferior un tanto desaprovechada. Genial ¿no?

Pero hay muchos más usos posibles para estos espacios a doble altura. Como improvisar en su parte baja vestidores informales, con un toque casual. Es decir, nada de armarios cerrados por completo. Puesto que están concebidos como espacios extra, admiten soluciones más desenfadadas. Siempre que sean prácticas para el día a día. Una de ellas es poner cómodas de aire retro junto a pequeñas butacas, ocultas con unas cortinas de loneta. Otra es optar por los parabanes, más conocidos como burros. Aunque es una accesorio meramente funcional, por sí solo da un aire moderno a la decoración.

También te puede interesar:  Consejos. Limpieza de oro

Cuarto de los peques: territorios de juego en las alturas

Fuente: Sara Camre arkitektur & design

Cuando estos espacios a doble altura son las habitaciones de los niños, la creatividad suele ganar a la funcionalidad. Podemos atrevernos a plantear zonas exclusivamente pensadas para el juego y el ocio y hacerlo de una forma muy poco convencional. Si la altura de los techos es generosa, ese lugar del cuarto infantil puede convertirse en una construcción cerrada, accesible mediante unas escaleras a la medida del pequeño y segura para él. Acondicionar su interior puede consistir en poner colchonetas gruesas y cojines grandes, que proporcionen gran confort. Habremos logrado un territorio único y singular sin restar metros al conjunto de la habitación.

Fuente: Simply Grove

Ahora bien, puede que estos espacios a doble altura no sean nada grandes e incluso estrechos en su planta. En ese caso, lo mejor es apostar por soluciones prácticas, como utilizar la parte elevada para acondicionar un altillo donde alojar la cama del niño, debidamente protegida. Así el resto del cuarto quedará libre para instalar un armario, una mesita, e incluso su rincón particular donde jugar.

Seguridad y comodidad ante todo

Fuente: Blogovin

Como verás, los espacios a doble altura dan mucho juego para crear todo tipo de usos y actividades en la decoración doméstica. En todos ellos hay un denominador común que debe prevalecer por encima de su estética. Tienen que ser espacios seguros, donde la elección de los materiales sea lo más acertada posible. Este tipo de proyectos requiere la intervención y supervisión de profesionales. Ellos nos aconsejarán sobre las soluciones más adecuadas para realizar los altillos y las estructuras, que deben ser firmes, estables y garantizar una total seguridad. ¿Qué te han parecido las propuestas?

Compartir