Son muy útiles las señalizaciones que hay en restaurantes, bares y terrazas, para indicarte dónde debes ir a hacer cola para entrar en el baño. Pero cuando las utilizamos en el interior de casa, pasan de ser útiles, a ser también un elemento con el que jugar mucho para hacerlo interesante.

Pero esa señalización gráfica se puede convertir en una frase que nos desvela entrelíneas la habitación en la que vamos a entrar. Así es como han anunciado en este apartamento de Polonia la entrada a la cocina.


Una frase sencilla y directa, que encaja muy bien con la decoración. Madera, blanco y metal son los tonos que más predominan en ella, pero si llama la atención es por su falta de elementos.


Unas pocas plantas colgadas bajo la ventana y un jarrón en el centro de la mesa, el resto de cocina no tiene elementos que la hagan más acogedora o nos muestren un poco la vida y costumbres de las personas que viven en ella.

Pero al ver la casa en su totalidad, se comprende porque la decoración de la cocina es tan escasa. Un mobiliario minimalista, que utiliza las placas de madera descubiertas y las estructuras en hierro, para aprovechar al máximo la capacidad de las habitaciones.


Una casa funcional, pensada para una vida diaria rápida y práctica. Así que el ejemplo de hoy le gustará a todos aquellos que busquen resultados muy eficaces, utilizando un mobiliario fácil de adaptar.