Hoy os traigo algo que, sin duda, os gustará… ¿de qué se tratará? Es algo muy confortable y no es nuevo… tampoco es viejo… es simplemente ¡deshechos de la sociedad!

A todos nos gusta reciclar… o eso debería. Pero a los que seguro que les encanta es a esta pareja de diseñadores Petter Thörne y Anders Johnsson. Estos jóvenes se fijaban y les llamaban mucho la atención como eran desechados multitud de trozos de materiales “inservibles” en la construcción de mobiliarios.

Sobre todo las virutas de madera eran apartadas y tiradas… ambos diseñadores pensaron que quizás ellos sí podrían aprovechar lo que tantos otros denominaban “restos”. Cuando acabaron sus estudios de formación decidieron ponerse manos a la obra.

Tiempo después acabaron diseñando estas preciosas sillas compuestas por multitud de restos de material de fabricación. Están construidas a base de finas láminas de chapa de madera recicladas. Ambas sillas se componen de esto ¿no es increíble? La madera ha sido tratada para poder moldearla como querían.


El resultado fueron estas magníficas sillas. La primera tiene un acabado mucho más desenfadado. Las tiras son de diferentes colores y los extremos de las mismas asoman por el borde de la silla.


El segundo modelo es mucho más sobrio, con las tiras del mismo color los extremos se encuentran completamente amoldados a la forma de la silla.


Ambas obras son de gran exquisitez y elegancia. Si te gusta el reciclaje quizás hoy os haya dado una grata idea para hacer en casa… aunque tiene bastante trabajo el resultado es original y muy  atractivo. ¿Qué os parecen?

El arte del reciclaje puede ser, sin lugar a dudas, algo realmente bello y estéticamente elegante.


  • Sandra

    No me sentaba yo en esa silla con medias! je, je….