Existen algunos mitos que a lo largo de los años se fueron creando en relación a la seguridad que se debe tener en la cocina. Hoy nos referiremos a este interesante tema para que sepas como actuar en un espacio muy usado de tu vivienda en el cuál se desarrollan la mayoría de las actividades.

Creencias que se vinculan a la seguridad

Seguridad alrededor de la cocina
Fuente: Nela Conde

Uno de los mitos se encuentra vinculado al uso de los utensilios resistentes al calor. Son muchas las personas que consideran más seguro colocarlos sobre el horno. Cabe destacar que gracias a los avances de la tecnología la mayoría de las cosas que se usan en la cocina tienen la capacidad de ser resistentes al calor. Pero a pesar de eso es fundamental cuidar el lugar en donde se dejarán.

Si vas a dejar una fuente de vidrio sobre el quemador puede llegar a explotar, no es algo que ocurra normalmente, pero puede llegar a pasar y pueden salir partículas de vidrio en muchas direcciones.

Incendios en la cocina

Seguridad de la cocina
Fuente: Administracion

Dentro de los accidentes más frecuentes en la cocina encontramos los incendios. Estos se producen al prenderse fuego el aceite o las grasas. Para apagar este tipo de incendio lo ideal es colocar una tapa sobre la llama para que se pierda el oxígeno, además se deberá cerrar inmediatamente cualquier fuente de calor.

En el caso de que no funciones se puede tirar bicarbonato de sodio en las llamas. No se aconseja usar agua ya que el contacto entre la llama de grasa y el agua puede generar que las llamas crezcan.

El peligro de los cuchillos

Cuidados alrededor de la cocina
FUente: Jose Carlos

Un mito asegura que es más probable que una persona se termine cortando con un cuchillo filoso que con uno que no tenga filo. En realidad los cuchillos sin filo pueden ser más peligrosos, ya que su borde estará más gastado y la herida podrá ser más profunda y punzante.

En un próximo artículo seguiremos hablando acerca de los mitos que se fueron creando alrededor de la cocina y de la seguridad en la misma.

Cuidados que siempre debes tener en la cocina

En el momento en que estés realizando una fritura o cocinando es muy importante que te mantengas en la cocina, no debes dejar la habitación para garantizar tu seguridad y la de tu familia. Si por algunas razón debes abandonar el lugar es necesario que se apague la estufa.

Cuando se está cocinando, asando o hirviendo algún tipo de alimento se deberá controlar de manera regular, también se puede llegar a usar un temporizador, siempre que verifiquemos el correcto funcionamiento de este accesorio.

Nunca deberás dejar nada que pueda prenderse fuego sobre la superficie de la estufa ni en sus cercanías. Recuerda alejar las agarraderas, manoplas, utensilios de madera, envases de los alimentos y también las cortinas.

La superficie de la estufa y sus hornallas deberán estar limpias, libre de grasa. Recuerda que la grasa que queda en las hornallas después de haberlas usado pueden ser de gran combustión.

En el momento de revolver alguna alimento o de poner o quitar los utensilios que estén sobre el fuego deberás remangarte las mangas o usar prendas que no tengan los puños flojos. Las mangas que son más holgadas pueden colgar sobre las hornallas de la cocina corriendo riesgo de prenderse fuego.

Qué hacer en el caso de un incendio

En el caso de que, por alguna razón, se genere un incendio en la cocina es fundamental salir del lugar, cuando se sale se debe cerrar la puerta y llamar al servicio de emergencia local. Si piensas combatir el fuego es muy importante que te asegures que todos los miembros de la familia o quienes estén en la casa hayan salido, y que tú mismo tengas una salida que esté libre de obstáculos.

Se deberá tener una manopla para horno cerca de la cocina, si se llega a prender fuego la grasa dentro de una cacerola se tendrá que colocar con mucho cuidado una tapa sobre esta cacerola para que se puedan aplacar las llamas. Recuerda apagar la hornalla y no mover la cacerola. Deja la cacerola tapada hasta que esté totalmente fría, así se evitará que se reavive el fuego.

Si lo que se prende fuego es el horno se deberá apagar la fuente de calor y dejar la puerta cerrada hasta que se haya enfriado, de esta forma se evitará que las llamas entren en contacto con la ropa o salgan a la superficie.

Si el fuego es generado dentro del horno eléctrico o del microondas se deberá desconectar el aparato de manera inmediata y no abrir la puerta. En el caso de que sea posible desenchufa el aparato.

Para estar más seguro y evitar sorpresas realmente desagradables es muy importante que de manera periódica se verifique la instalación de gas y la instalación eléctrica y también los hornos convencionales y los diferentes artefactos eléctricos.