Precisamente hoy cuando iba a trabajar he escuchado en la radio una noticia que me ha sorprendido sobremanera. En su paso hacia la exploración del espacio, el ser humano emprenderá dentro de unos años un viaje a marte y para preparar ese viaje seis voluntarios se encerrarán durante dos años en uno habitáculo que simulará las condiciones meteorológicas y atmosféricas del planeta rojo. Dos años, impresionante.

Bien, pues esta noticia se relaciona hoy con la decoración porque precisamente buscando cosillas que os puedan sorprender he encontrado la lámpara Odissey. Se trata de una lámpara con forma de propulsores de cohetes espaciales. Quizá ese nombre os suena porque en la actualidad un barco denominado de la misma forma exploró en las costas de Portugal encontrando un tesoro en monedas de oro y plata que parece pertenecieron al buque español Nuestra Señora de la Mercedes. Os cuento esto porque al parecer el Odissey resulta ser una palabra que hace referencia a la búsqueda y exploración de nuevas cosas, al igual que la empresa Spell ha hecho con esta lámpara.

A priori puede parecer una lámpara normal, pero si nos fijamos se aprecia perfectamente la forma de los propulsores de una nave espacial, esos que tantas veces hemos visto en televisión cuando se produce el lanzamiento de una nave al espacio. Está inspirado en Neil Amstrons, la primera persona que pisó la luna.

En cuanto a su forma, es una lámpara de techo en la que dos pequeñas lámparas de color blanco son envueltas por una estructura superior negra y sobresalen unos centímetros de ella.

Más información: Spell

Vía: Moco Loco