En una época sólo podíamos colocar papel en ambientes como salas o dormitorios, nunca se nos hubiera ocurrido colocarlos en ambientes como cocina y baños. En la actualidad, gracias a los adelantado que se generaron en los materiales de decoración podremos usarlos para estancias en donde la humedad y grasa estén presentes.

Una manera de darle un estilo diferente a la cocina sin entrar en obra es empapelarla, existen versiones vinílicas especiales que se pueden lavar con facilidad además de ser muy resistentes a la humedad.

Papel pintado
Fuente: Pedro Reyna

Si colocas un papel apropiado para la cocina o el baño renovarás el estilo de manera simple y económica. Pensemos que una de las estancias más importantes de la casa es la cocina, ya no sólo es un sitio para preparar alimentos sino que se convirtieron en un espacio de reunión de la familia. Por eso cada día se le da más importancia para decorarla.

Podrás elegir también algún papel pintado que represente los materiales clásicos como ladrillos o los azulejos. En las cocinas con diseño se puede decorar sólo un espacio delimitado o colocar un papel pintado con diseños modernos. Los que vienen con una base vinílica son muy resistentes y fáciles de lavar. Recuerda que no podrán ser expuestos a ciertos productos químicos que los dañarán.

El papel pintado vinilizado es conocido también como papel pintado lavable, en algunos casos se aconseja colocar sobre su superficie una capa de barniz tipo acetato de polivinilo para facilitar la tarea de limpieza.

Como te dijimos anteriormente, no es necesario empapelar todas las paredes, puedes selecciona una pared o una porción y así conseguir un efecto original y único. En las habitaciones que tengan mucho tráfico se aconseja usar papel vinílico en lugar de vinilizado. El vinilizado es una alternativa más económica, una excelente opción para no tener una inversión demasiado alta.