Para un diseño limpio, lo adecuado es que las rayas y círculos sean de colores lisos, estos no tienen que ser del mismo color, al contrario, una variedad tonal ayudara a que la habitación luzca mas vida, solo asegúrate de que combinen entre sí.

Una ventaja más de este acabado es que, si lo deseas, también puedes añadirles textura, como algún deslavado o diseños hechos de esponjas.

¿Cómo se decora?

Las rayas y círculos son aliados del buen gusto, solo tienes que colocarlos de la manera adecuada para que con este simple acomodo bien estudiado y planificado para cada habitación y situación puedan surgir en efecto positivo y no sobre carguen visualmente el lugar.

Como cualquier tipo de acabado de este estilo es muy llamativo y, por lo tanto, sobresale mucho, no es necesario que coloques muchos accesorios, sino que únicamente trates de combinarlos con los colores de las paredes.

Una buena opción para equilibrar el espacio, es combinar las rayas y los círculos con los cojines y edredones, de manera que se resalte algún color específico.

Por esta misma razón, trata de que los cobertores de las camas sean lisos, así no se desviara la atención; el resultado final es que creara un ambiente mucho mas armonioso.

Los acabados de figuras geométricas brindan el toque justo de estética y alegría que un ambiente juvenil o infantil necesita, por lo que tus hijos te agradecerían si te decides a colocarlos en sus habitaciones.

Siempre puedes y podrás con este tipo de diseños el efecto de contrastar, es decir, podrás hacer más llamativas las paredes para poder así llegar a equilibrar las cargas visuales de las áreas del lugar y cualquier otras áreas en las que desees aplicar esos tipos de diseños en tu hogar, entre otros.