No te quedes a cuadros… ¡sino a rayas! Si estas pensando en pintar alguna estancia de tu hogar ¿sabes qué estilo quieres darle? Hoy, en Decoración 2.0 proponemos una opción  interesante; pintar a rayas.


Podemos elegir los colores y tonos que más nos llamen la atención, un degradado a base de rayas o quizás colores distintos para dar un toque llamativo.


Sea como sea, aquí te ofrecemos un par de consejos para pintar y pintar, y pintar… ¡sin que se te doblen las rayas!


Hay formas divertidas de elegir los tonos de una habitación, por ejemplo si te gustan los efectos que engañan al ojo humano, mirad esta foto donde el mueble – la silla – se mimetiza con la pared.


Una buena técnica para hacer rayas en la pared, ya sean iguales o de diferentes anchos, es paciencia, un pulso firme y cinta de carretero o de pintor.


Además de esto se hará necesario un lápiz, una regla y, por supuesto, un nivelador. Para comenzar con nuestra estancia a rayas deberemos trazarlas con ayuda de un lápiz, la regla y el nivelador.


El grosor de las rayas dependerá del efecto que queramos dar a la estancia, ya pueden ser horizontales, verticales o líneas curvas…


Pueden ser de distintos tamaños, de este modo contribuiremos a enriquecer la decoración de la habitación. Utilizar dos o tres colores distintos o tonalidades diferentes.


Una vez hechas las rayas deberemos colocar la cinta de pintor justo en la primera, pintar y dejar secar muy bien antes de seguir con el resto. Es muy importante su buen secado ya que para continuar, con la siguiente raya, deberemos poner la cinta encima de lo que hemos pintado… bueno y el resto ya os lo imagináis… tendréis que continuar así, sucesivamente, hasta finalizar con la pared.


Para el mobiliario, en este caso la silla anterior, podemos utilizar la misma técnica pero la de la foto lleva una imprimación para madera. Una excelente idea de VT Wonen.




Compartir