Si estas arto de que tus hijos dejen tirado el monopatín y no sabes qué hacer con ellos… hoy es tu día ¿por qué no utilizarlo como perchero?


Es muy sencillo y tiene unos resultados asombrosos. Convertir los monopatines viejos en originales repisas y percheros es sencillo y práctico. Es una buena forma de reciclar, reutilizando artículos que no se usen.

El diseño juvenil de estas repisas destaca, aunque podemos pintarlas y darles el estilo que deseemos. Los materiales que necesitamos son:

  • Tablas de patineta pintadas de blanco, 2
  • Cinta de papel
  • Pinturas acrílicas verde seco y azul turquesa
  • Ganchos de madera con tornillos, 3
  • Madera de 9 mm de espesor
  • Cola blanca
  • Servilletas con diseño
  • Aerosol adhesivo
  • Alambre blando grueso

Primero pintaremos las líneas, para que salgan rectas debemos enmascarar el sector con cinta aislante y reservar el espacio que no queremos manchar. Lijaremos la patineta y si no es blanca la pintaremos en este color. Damos el color y dejamos secar.

Ahora escogeremos las serivilletas que más nos gusten y las cortamos con la medida que deseemos. Quita las capas de papel blanco y deja solo el estampado. Ahora rociaremos con el adhesivo, el sector a pegar.

Ubicamos las servilletas sobre el pegamento, y damos otra capa de adhesivo. Dejamos secar muy bien y luego quitamos las cintas de adeshivo. Los ganchos los pintaremos en azul turquesa.

Luego hacer perforaciones, para pasar los tornillos y colocar los ganchos. Si quieres formar la repisa cortaremos tres estantes de madera en 9 mm de 6 cm de ancho. El largo que equivale al ancho del patinete lo pintamos en azul turquesa y dejamo secar. Despues adherimos los cortos con cola blanca. Por último completamos con sostenes hechos en alambre grueso.