Para realizar un correcto uso de las pinturas para suelos se deberán tener ciertas precauciones. Este tipo de pintura se caracteriza por ser económica, resistente al paso de las personas y normalmente soportan las inclemencias climáticas sin estropearse. Además se puede usar en la mayoría de las superficies, siempre que estén secas y limpias.

Las pinturas de suelo se pueden usar a la perfección sobre ladrillo, cemento alisado y madera. Es muy importante, para obtener buenos resultados, preparar correctamente la superficie, ya que será un material que estará continuamente en fricción.

Pintura para piso
Fuente: Emplaca Automacao

Los expertos aseguran que los resultados y la durabilidad del trabajo dependerá de los procesos previos. Recuerda siempre leer las instrucciones que vienen en los envases de pintura para suelos. La superficie deberá estar limpia y seca, sin rastros de aceite, grasa, cera, hongos o polvillo.

Algunas superficies deberán ser lijadas para que la pintura se adhiera a la perfección. Si notas que la superficie a pintar es muy brillante, lo mejor será pasarle una lija de grano 120, después deberás quitar todo el polvo. En segundo lugar, deberás pasar un trapo húmedo con agua y detergente, enjuagando perfectamente para que no queden rastros de detergente. Si notas que al tacto la superficie continúa muy lisa podrás realizar un tratamiento ácido, para que al pintarla se adhiera mejor y no se desgaste tan fácilmente.

En algunos casos será necesario volver a pintar el suelo, especialmente cuando notes que las superficies se empezaron a descascarar, desgastar o, al estar en contacto con la humedad, empezaron a aparecer burbujas de aire. En estos casos será necesario, antes de pintar nuevamente, aflojar la pintura con un cepillo con cerdas de alambre o muy duras o también se puede lijar la superficie.

La pintura deberá colocarse siempre bajo las indicaciones de los fabricantes y respetar al pie de la letra los tiempos de secado. Para extenderla se podrán usar rodillos, pinceles o sopletes. Intenta pintar sobre la superficie sin que de el sol directo ya que perjudicará la correcta adherencia (se evaporará más rápido de lo debido el agua de su composición). También se deberá evitar pintar con un porcentaje de humedad superior al 85 por ciento.

Eso sí, lo más importante de todo es que antes de ponerte manos a la obra elijas una buena pintura especial para suelos pues si no es así, el resultado puede llevarnos a estropear la superficie.