El sol, el mar, las olas… ¿A quién no le gustaría tener la playa en su propio jardín para disfrutarla en exclusiva? Si bien esto resulta bastante improbable, hay una idea que sí es posible: las piscinas de arena. Contar con una en tu propia casa puede ser genial, ¿no crees? Si no es exactamente igual que la playa, el efecto se asemeja bastante, con las limitaciones obvias. ¿Quieres descubrir cómo son este tipo de piscinas? ¡Sigue leyendo!

piscinas de arena
Fuente: Piscinas de Arena Natursand

Un nuevo concepto de piscinas está comenzando a hacerse popular tanto para comunidades como para casas particulares. Se trata de las piscinas de arena, que tratan de asemejarse a pequeñas playas en las que disfrutar de forma diferente de la experiencia de baño. ¿Te imaginas lo relajante que puede ser disfrutar de tu propia playa privada en casa?

piscinas de arena
Fuente: Adatres

Pues eso es lo que te deparan estas piscinas modernas. El entorno de una playa natural, salvando las distancias que impone la propia naturaleza y el concepto del espacio doméstico. El resultado son piscinas de gran belleza que, si bien antes se reservaban para hoteles y establecimientos de lujo, hoy se construyen cada vez más en casas y jardines particulares.

Piscinas de arena a tu gusto

piscinas de arena
Fuente: Piscinas de Arena Natursand

Son muchos los factores que determinan el planteamiento y diseño de una piscina de arena. En primer lugar, el tamaño del jardín o del espacio en el que se va a construir la piscina. En función de los metros cuadrados disponibles la piscina (y por tanto la playa resultante) será más o menos amplia.

Sin embargo, una de las características que definen este tipo de piscinas de arena es que son totalmente personalizables. Tú puedes elegir, además del tamaño, la forma, la profundidad que quieres que tenga, el desnivel, etc.

También te puede interesar:  Geométricamente decorativo

Suelen ser piscinas con formas sinuosas y redondeadas, nada cuadriculadas, ya que tratan de parecer lo más naturales posible.

Cómo se construyen las piscinas de arena

Fuente: Adatres

Este tipo de piscinas cuentan con un soporte de hormigón capaz de adaptarse a cualquier forma y tamaño que se desee conseguir. Se trata de un material totalmente resistente y duradero que, además, es totalmente estanco lo que evitas las fugas de agua.

Fuente: BioPiscinas de Arena

Después el hormigón se reviste de una arena especial (en realidad son varias capas de arena compactada) para conseguir una superficie suave y natural, antideslizante tanto en seco como en mojado, y que no se caliente demasiado con el sol. La piscina se completa con un paisajismo especial que puede incluir rocas, vegetación silvestre, pequeñas cascadas… Todo depende del espacio y de las preferencias de cada uno.

Todo un mundo de ventajas

Fuente: BioPiscinas de Arena

Aunque el criterio para elegir una de estas maravillosas piscinas de arena es casi totalmente estético, tienen otras ventajas sobre las piscinas tradicionales al uso que pueden inclinar la balanza hacia ellas a la hora de decidirse por uno u otro modelo.

Una de los pros que me parecen más interesantes es que resultan más seguras si en casa viven niños o personas mayores. El hecho de contar con un acceso progresivo, como si de una playa real se tratase, las dota de un espacio genial para que los niños jueguen sin peligro. Por supuesto, no hace falta decir que los más pequeños de la casa han de estar siempre vigilados por un adulto responsable cuando estén cerca de una piscina.

También te puede interesar:  La nueva casa de Celine Dion en Florida

El acceso en rampa suave de las piscinas de arena resulta también más fácil y cómodo para los mayores, que podrán darse un baño refrescante siempre que lo deseen, sin peligrosas escaleras por las que bajar y subir.

Claves para un buen mantenimiento

piscinas de arena
Fuente: Piscinas de Arena Natursand

Una de las ventajas de este tipo de piscinas que tratan de parecerse a la playa es que necesitan el mismo mantenimiento que las piscinas tradicionales. Puedes limpiar y desinfectar el agua con un sistema de cloro químico, o puedes apostar por la cloración salina, un sistema más natural con muchas ventajas.

La forma, el material y el diseño de tu piscina (sea de arena, de gresite, desbordante, etc.) no es un factor que influya en absoluto en el sistema para mantenerla limpia y apunto para el baño. En cuanto a la limpieza de la zona exterior de arena se puede realizar sin problemas con agua a presión.

Otro factor importante a tener en cuenta es que las piscinas de arena son capaces de soportar las inclemencias del tiempo y los agentes atmosféricos como cualquier otro material de piscinas.

Incluso están pensadas para que no tengas que cubrirlas en invierno, ya que decoran tu jardín de una manera natural. Solo tienes que preocuparte de hacerle al agua un mantenimiento básico. Además, en caso de que quieras climatizarlas e instalar un sistema para calentar el agua no tendrás ningún problema para hacerlo.