Un calendario, en cualquier casa, es un objeto imprescindible… Y, los hay de todo tipo, pero sea como sea tenemos la tendencia a ocultarlo, da igual que sea grande, pequeño, más o menos bonito; al final siempre acaba tras la puerta o en una gaveta.

Hoy te propongo acabar con esa costumbre porque un simple calendario también puede ser un elemento decorativo… Además, te propongo que sea como sea el formato de tu calendario actual, lo cambies. Haz de tu pared un calendario.
Si tienes una pared algo vacía, si estás cansada de los típicos cuadros o si, simplemente quieres un ‘toque’ original en la decoración, convierte tu pared en un calendario.

A continuación puedes ver algunas ideas:

Si pintas la pared (o parte de la misma) con pintura pizarra, podrás diseñar tú misma tu propio calendario mes a mes o semana a semana… Es una buena opción para no cansarte del diseño o para personalizar tu calendario dependiendo de tus necesidades.

calendario pizarra

Aunque, si no quieres pintar la pared, también puedes en ella una pizarra y convertirla en un calendario.

pizarra

También existen stickers que pueden funcionar cómo pizarra. De esta manera, si en algún momento quieres retirar el calendario, sólo tendrás que despegarlo y no dejará marcas ni agujeros. Lo único que debes tener en cuenta a la hora de seleccionar el material es que te permita escribir y poder borrar.

calendario

Además de ser una idea que tiene mucho que ofrecer a la decoración y que resulta es totalmente personalizable, también es práctica y cómoda.

En la oficina, en la cocina, en una habitación infantil, en una zona de estudio o trabajo… ¡Pon un calendario en tu pared!