¿Quieres una sala que si se use? Elige los colores y materiales adecuados para que siempre se vea impecable, a pesar del uso rudo que la vida cotidiana conlleva.

Un evento familiar muy espacial es lo que te puede motivar a darle un muy buen  toque y nuevo rostro a tu sala o salón.

Se debe de definir como un espacio no muy grande, el cual se pueda hacer un muy buen acogedor lugar, para ese evento especial o simplemente un lugar muy lindo y a la vez elegante para estar.

Aparte, siempre se puede optar por muchas gamas de colores para las salas, no siempre se debe tender a usarse colores muy claros que son siempre muy habitualmente usados como el beige.

Se puede optar por la idea de poder llegar a introducir un juego de sala con tonos aguantadores; el indiscutible ganador puede ser un color sofisticado en un intenso tono a chocolate, puesto en un cómodo modelo y diseño de sala.

Te puede encantar una sala de este tipo de colores, o también tonalidades café, ya que son tonos muy elegantes y muy cubridores. Si el espacio es pequeño, puedes pintar las paredes en un color claro, para equilibrar  visualmente lo oscuro del mobiliario, en el caso de que el mobiliario sea de un tono oscuro.

Es muy popular la idea de introducir colores fuertes en los muros, si es así, la sala debe ser de un tono neutro; pero en todos los casos que no sean así, también se puede optar por tener un salón principal de uso cotidiano, pero que luciera siempre impecable.

Siempre se debe de tener en cuenta que las salas están hechas para usarse y disfrutarse, muy diferente a los que muchos piensan que la sala simplemente es para lucirla; mientras que bien puede ser para ambos.