Buenos días amigos, en el espacio de hoy hablaremos sobre una de las estancias más transitadas de nuestro hogar, el baño.

Los baños se han convertido en una parte atractiva de nuestra vivienda, un símbolo de modernismo y vanguardia. En este espacio pasamos tiempo y por ello debemos hacerlo lo más confortable posible, dentro de nuestras posibilidades.

Nos gustaría saber de qué estilo tienes tu baño o cómo te gustaría decorarla. ¿minimalista? ¿rústico o provenzal? ¿vanguardista? ¿étnico? ¡cuéntanoslo!

Los materiales nobles, a base de spas, duchas con espejos, cromoterapia, jacuzzis y pequeños lavabos adaptados a las casas actuales marcan tendencia en este espacio. Es muy favorecedor el gres y granito de colores, además de grandes bañeras de donde salen todo tipo de burbujas con sólo apretar un botón.

Cuida los destalles, incopora varios espejos pequeños y uno más grande. Pequeñas lámparas, fotografías, jabones de olores, flores y plantas… todo es posible en este espacio para hacerlo mucho más agradable. Sé atrevido e incorpora colores tan extravangantes, como el dorado y el plateado, combinado con el negro o el blanco.

Si tienes una casa clásica, con frescos en los techos y ventanales inmensos por los que penetra la luz natural, aprovecha para crear una importante obra con estos colores y una estética de vanguardia, que siempre dará como resultado una atmósfera totalmente ecléctica.

Se crea un nuevo estilo enlazando latones con maderas envejecidas y exquisitos materiales con gresite de cristal. Si, por el contrario, tu casa es más bien de reducidas dimensiones, de pocos metros cuadrados…, y el baño es algo pequeño, minimiza y simplifica los muebles. 

Duchas modernas (sin bañera por falta de espacio o pocos metros cuadrados), griferias de colores y paredes pintadas con colores claros, además de espejos dará una sensación nueva de tener mucho más espacio en el baño.