Con el cambio de estación a la vuelta de la esquina, uno de los planes decorativos más apetecibles es aderezar nuestros ambientes domésticos con unos toques de primavera. Tengan el look que tengan. Y el estilo industrial puede ser uno de ellos. Sin que pierda un ápice de su peculiar atractivo, en este post te contamos cómo bañarlo con un look fresco alucinante.

toques de primavera
Fuente: archilovers

El estilo industrial posee una personalidad arrolladora y cualquier ambiente decorado bajo sus directrices marca mucho. Añadirle unos toques de primavera puede ser una manera fantástica para que su estética se vuelva más ligera y abierta a la naturaleza. Unos cuantos recursos decorativos y dar la bienvenida a la vegetación es una buena manera de lograr que este cambio sutil se haga realidad.

Toques de primavera en ambientes de acero y madera

Fuente: topinteriorsite

¿Qué pasaría si añadiéramos en nuestras estancias preferidas unos toques de primavera? Seguro que estamos encantados con el estilo industrial que hemos conseguido adaptar en ellas. Al margen de que sean espacios diáfanos o no. El salón, la cocina y el comedor suelen ser las habitaciones donde se hace más visible su sello inconfundible. Un estilo inspirado en la estética de las fábricas de Nueva York de los años 50 y popularizado en la Gran Manzana por jóvenes artistas que dieron forma al nacimiento de los singulares lofts.

Pues bien, no se trata de renunciar a la belleza de sus muebles robustos y de su inequívoco sello industrial. Ni tampoco a sus materiales y acabados en bruto, como la madera y el acero. Por supuesto que no. La propuesta consiste en lograr que unos toques de primavera ganen terreno en estos ambientes. ¿Cómo? Por un lado, jugando con una paleta cromática de verdes que son un canto a la vegetación. Y por otro, dando mucho protagonismo a los textiles naturales y a detalles botánicos en las paredes. Vamos a verlo uno a uno.

También te puede interesar:  Ideas geniales para decorar con verde menta

Bienvenida a los verdes clorofila, menta y helecho

Fuente: Maisons du Monde

Nuestra decoración industrial podrá dar la bienvenida a estos toques de primavera con solo renovar su look cromático. ¿Te atreverías? Aunque los marrones, negros y en general los tonos neutros son los reyes de dicho estilo, unas pinceladas de otro color más ligero puede generar un cambio acertadísimo.

Demos la bienvenida a una paleta cromática de verdes florales que podemos dosificar. Y también distribuir en muchas superficies de las habitaciones. Además, una de las singularidades de este color es que cuenta con infinidad de tonalidades. Y para la estación de la primavera nuestros mejores aliados serán los tonos menta, clorofila, musgo y helecho. Una fantástica elección para generar atmósferas inspiradas en jardines y escenas botánicas. Verás que armonizan plenamente con tu deco industrial.

Fuente: Maisons du Monde

Además podremos jugar con estos tonos de mil maneras sin miedo a equivocarnos. Son colores serenos y fáciles de combinar con tonos más difíciles. ¿Por qué no usarlos para crear escenarios frescos y luminosos? Cualquier mueble de estilo industrial se lucirá de una manera más desenfadada y juvenil. Nada como pintar superficies verticales con alguno de estos tonos de una forma sutil. El frente de una pared junto a una ventana, un tabique o unas columnas tal vez sean un buen punto de partida.

Y si quedamos encantados con el efecto de estos toques primaverales, tal vez nos apetezca probar a potenciar su efecto jugando con tres tonos de verde a la vez. Funcionan de maravilla. Sobre todo si las estancias de casa tienen muchísima luz natural y hemos introducido piezas de maderas claras.

Un look factory con muebles metálicos

Fuente: Maisons du Monde

A través de ciertos muebles y objetos auxiliares también es posible lograr que la decoración industrial sea más primaveral. Piezas pensadas para integrar en el salón, o en nuestro particular territorio de trabajo. En concreto son modelos fabricados en metal con un aire muy factory y al mismo originales por su color verde menta.

También te puede interesar:  Quiero a mi familia en fotos

A mi me encantan los escritorios metálicos de este color con acabado envejecido. Son perfectos para acoplar en una zona de estudio donde manda el estilo industrial. Estos muebles quedan muy bien acompañados de sillas de oficina de madera y piel porque añaden identidad.

Incluso las lámparas de techo y los flexos pueden lucir estos tonos verdes renovando por completo su imagen habitual. Serán pequeñas pinceladas de frescor para nuestros estancias.

Guiños botánicos en paredes y textiles

Fuente: Maisons du Monde

Hay infinidad de recursos que permiten poner toques de primavera a cualquier habitación. Las letras de metal verde envejecido son un éxito para poner un detalle fresco y actual, sin más. Quedan bien apoyadas en repisas de madera, o junto a grandes ventanales si nos apetece recrear algún que otro detalle típico de los lofts neoyorquinos.

Los estampados botánicos son otra apuesta ganadora para dar un aire más natural y fresco a estos ambientes. Y hay numerosas maneras de reproducirlos, así que resultará fácil dar con la opción que más nos vaya. A través de papeles pintados con motivos vegetales, parecerán bellos paisajes.

Pero también podemos jugar con estos dibujos botánicos sobre toda una familia de complementos textiles. En cojines, mantas y alfombras que parecerán teñir de un verdor fantástico nuestras estancias principales. Los toques de primavera son geniales para disfrutar de una decoración renovada. ¿Qué te han parecido mis ideas?