Personalmente, me encantan los muebles restaurados con un toque rústico y este es uno de esos ejemplos. Se trata de una vieja puerta restaurada y reutilizada en organizador de revistas. Su nuevo uso de organizador es posible gracias a las pequeñas barillas laterales que tenía en su día la puerta y que ahora servirá para apoyar objetos.

puerta-organizador

La puerta puede ser más o menos grande y en función de su tamaño podremos ubicarla en un sitio u otro.Los materiales que vamos a necesitar son:

– Puerta vieja
– Pintura marrón oscuro
– Pincel
– Lija
– Plancha de corcho
– Cinta decorativa
– Tela estampada
– Pistola de silicona caliente

Proceso:

Primero empezamos por lijar la puerta y eliminar todas las impurezas y rastros de pintura anterior. Una vez que terminemos quetamos el polvillo y la pintamos de color marrón. Da dos manos dejando secar entre ellas.

Aparte, cortamos un rectánculo de corcho un poco más pequeño que la parte superior de la puerta. Lo forramos con tela y pegamos la plancha de corcho forrada sobre la puerta. En el contorno pegamos la cinta a modo decorativo y ya está. Así de sencillo. Solo nos queda colocar la puerta en el lugar que hayamos elegido.

Vía: Las Manualidades