Rio de Janeiro afronta esta navidad sabiendo que en 2016 será ciudad olímpica y por eso ha querido festejarlo y demostrar su capacidad organizativa y logística erigiendo uno mega-árbol de navidad en la capital. 85 metros de altura lo convierten en el árbol flotante más grande del mundo. Como otros años, está instalado en la laguna Rodrigo de Freitas.

Tiene 85 metros de altura y 520 toneladas de peso y ya está reconocido por el Libro Guinness de los Récords como el mayor de su tipo en el mundo.

El diseño del proyecto comenzó en febrero pasado y en octubre se instalaron las primeras piezas de una estructura reconocida como “una verdadera obra de ingeniería”, según explicó el responsable del montaje, el ingeniero Nelson Drucker. En total, 1.200 personas participan en un proceso.