Cuando en un mismo espacio debemos ubicar dos ambientes, conseguir separarlos a través de la decoración no siempre es una tarea sencilla.

Una forma efectiva de conseguir separar dos ambientes diferentes que se encuentran es una misma habitación o en un mismo espacio, es decorarlos de forma independiente y con decoraciones completamente diferentes en cada uno de ellos, decoraciones que no tienen nada que ver la una con la otra.

Un ejemplo perfecto de ello es este comedor que comparte espacio con un pequeño living:

comedor y living

Como ves, la decoración de un ambiente no tiene nada en común con la decoración del otro. Es así, utilizando decoraciones diferentes, como se ha logrado la separación de ambos sectores.

Para el livingse ha optado por una decoración discreta con colores y tonos neutros. De hecho, en el living, la única nota de color la aportan las cortinas, para las que se ha elegido un rojo muy intenso.

Sin embargo, para el comedor se ha apostado por una decoración totalmente diferente de la anterior.
Sin ninguna duda, las protagonistas en el comedor son sillas, unas sillas que destacan por su alegre y colorido estampado en colores turquesas, fucsias, rojos y verdes y, también por sus originales patas transparentes. Aunque, no sólo las sillas aportan alegría a esta decoración alegre y colorita, también ponen su granito de arena los seis cuadros que se encuentran en la pared. Si te fijas, los diseños y motivos de los cuadros combinan con los colores de las sillas y también con el blanco de la mesa.

Cuando se trata de espacios compartidos en los que se pretende separar ambientes, esta es una solución que resulta muy efectiva.