No es invierno pero así lo marca la tendencia, tal como las cortinas o tapetes se encuentran mas voluptuosas y decoradas con diversos textiles que ofrecen mayores prestaciones, colorido y glamour, de esa misma manera el mobiliario también reclama su parte.

clip_image001

En los últimos años los ambientes fueron víctimas de una depuración que buscaba su dimensionamiento mediante piezas simples y polifuncionales, pero muchas veces obviando las emociones que podía transmitir un bello espacio.

Esta tendencia trata de rescatar el carácter acogedor de nuestras habitaciones, convirtiendo los espacios en verdaderos refugios ha todas las horas del día

Para desarrollar la tendencia se busca la implementación de los tejidos que tienden a ser mas voluptuosos y de finas texturas.

clip_image002

Propiciado por los avances de la tecnología textil los tejidos tienen una nueva densidad y peso, ideales para implementar sobre el mobiliario , destacando el carácter calido de las piezas y dejando de lado ese frió salón, para propiciar un espacio más familiar y personalizado.

Los textiles también han propiciado el lujo, concebidos en una etapa de la decoración de interiores como una tendencia obsoleta y muchas veces tildada de mal gusto, la evolución ha logrado conformar piezas sumamente estilizadas que logran imitar otras texturas más llamativas o materiales.

Hoy podremos vestir nuestros espacios con varias técnicas de textiles, conformando distintos tipos de decoración siempre manteniendo una misma línea de acción el carácter calido de los espacios.

La manutención es primordial

Esta es una de las características de la tendencia, la implementación de esta materia prima para vestir nuestro mobiliario conlleva que debamos extremar sus cuidados, si bien las piezas que podremos encontrar hoy en día son lavables y existen una gama de productos inherentes a la tarea que pueden propiciar soluciones rápidas no es aconsejable mancharlas.

clip_image002[6]

Por lo tanto deberá cuidar de sus reuniones, eventos o celebraciones el comportamiento de sus invitados para que su accionar no ponga en riesgo la integridad de su mobiliario.

Sin dudas esta es una tendencia fresca y renovadora, que intenta propiciar lugares más destacados por su encanto que por su vanguardismo.