Que cada cosa esté en su sitio y contar con un sitio para cada cosa en el hogar se hace casi imprescindible si se pretende lograr un lugar armónico, cómodo y agradable. Sin embargo, toda regla necesita una excepción que la confirme… En este caso, si en ocasiones sacamos las cosas de su lugar habitual, a nivel decorativo y también funcional, los resultados pueden ser ideales.

Si quitas una puerta de su lugar habitual; primero recuerda sustituirla por otra y luego, la que te sobra, la puedes unir a 4 patas para crear una mesa. Aquí tienes un ejemplo de puerta que deja de ser puerta para ser mesa:

 una puerta que pasa a ser mesa

El resultado es simplemente original.

Esta es también una idea o alternativa que te puede ser de gran ayuda si necesitas una mesa pero no dispones del presupuesto suficiente o si simplemente no encuentras una que realmente te guste.

Pero no sólo las puertas están dispuestas a perder su identidad con el fin de ofrecer utilidad y diseño; también los cubiertos pueden dejar de ser lo que son para convertirse en algo que no son, por ejemplo, tiradores.

tenedor

¿Se te había ocurrido en algún momento quitar los tenedoresde la mesa para colocarlo en las puertas como tirador?
Visto lo visto, quizá deberías plantearte dar una segunda oportunidad a tus viejos tenedores. Desde luego, podrían dar un gran cambio a la decoración y aportar un aire más desenfadado y original.

Después de estas ideas que demuestran que no siempre las cosas son lo que parecen, ¿te animas a cambiar el papel de los objetos de tu hogar o eres de las que prefieren ‘cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa’?