Afrontar la reforma de tu casa no es fácil. Son tantas las cosas que hay que tener en cuenta que necesitamos una gran dosis de energía, paciencia y serenidad para salir airosos de la experiencia. Y también un presupuesto adecuado. Sea cual sea la cantidad de dinero que puedes invertir, te vendrán bien unos consejos para ahorrar. Toma nota de los tips que te damos hoy.

reforma de tu casa
Fuente: A Beautiful Mess

Puede que tengas que pensar en una reforma de tu casa sin tener un gran presupuesto para llevarla a cabo. O puede que sí. Tengas mucho o tengas poco dinero, siempre vienen bien algunos consejos interesantes con los que poder ahorrar. Hoy vamos a repasarlos para tenerlos en mente y poder ponerlos en práctica.

Presupuesto bajo control en la reforma de tu casa

Fuente: Emily Henderson

Una de las primeras cosas que debes hacer antes de acometer una reforma es realizar una previsión lo más exacta posible de todo lo que quieres hacer y cuánto puede costar. Después tendrás que ver si la cifra resultante se adecúa al presupuesto que tienes disponible.

Comienza ahora todo un tira y afloja contigo mismo (o con algún miembro de tu familia) para tratar de ajustar el presupuesto que tienes a las cosas que quieres hacer y cambiar. Tendrás que pensar con cuidado dónde puedes ahorrar dinero y donde no merece la pena escatimar.

Seguramente tendrás que eliminar de la lista inicial algunas cosas que te gustaría hacer, si ves que por mucho que estires el dinero no tendrás suficiente para todo. Una vez hayas investigado los precios y ya con los datos en la mano, tendrás que hacer una lista de todo lo que es necesario comprar para llevar a cabo la reforma de tu casa: materiales, revestimientos, iluminación, pintura, etc.

También te puede interesar:  Remodelación de una casa vieja: ¡el antes y el después!

Lo importante, al fin y al cabo, es realizar el presupuesto y ajustarse a él lo máximo posible. Una idea: deja una cantidad para gastos imprevistos. Seguro que surgirán cuando menos te lo esperes.

Hazlo tú mismo

Fuente: A Beautiful Mess

Parece una obviedad, pero no lo es. Si quieres ahorrar en cada proceso de al reforma de tu casa, encárgate de todo aquello que puedas hacer por ti mismo. Este consejo es para todos: para los expertos en bricolaje y para los que no lo son.

Puede que te parezca que no tienes los conocimientos o la experiencia necesarios para hacer ciertas tareas, pero seguro que hay otras que sí puedes realizar. Si no te atreves con las tareas de fontanería, seguro que eres capaz de preparar y pintar las paredes. O de empapelarlas. En el caso de que no cuentes con las herramientas necesarias, siempre puedes alquilarlas en alguna tienda especializada.

Y si necesitas ayuda, Youtube puede convertirse en tu mejor recurso. Seguro que encuentras buenas explicaciones para realizar cualquier trabajo en la reforma de tu casa.

Reutilizar al máximo

Fuente: Emily Henderson

Una manera interesante de ahorrar dinero es reutilizar todo lo que sea posible, desde los materiales hasta cualquier elemento. Por ejemplo, si quieres cambiar los muebles de tu cocina aunque están en buen estado, cambia solo las puertas. Parecerán nuevos y habrás ahorrado una cantidad considerable de dinero.

Otra idea en la misma línea es comprar materiales de segunda mano para utilizarlos en la reforma de tu casa: maderas, accesorios, muebles, etc. Además, rebuscar en webs especializadas en compra venta de todo tipo de artículos o en mercadillos puede resultar realmente divertido e interesante.

También te puede interesar:  ¿Quien dice que la decoración es cara?

Equilibrar el gasto y las inversiones

Fuente: Emily Henderson

A lo largo de la reforma de tu casa, tendrás que decidir muy bien en qué quieres gastar más dinero y en qué abaratar al máximo. Lo ideal es encontrar un equilibrio. Por ejemplo, no parece tener mucho sentido gastarse un dineral en los muebles de la cocina y después poner encimeras de formica de las más económicas, ¿no crees?

En este sentido, déjate guiar por tu propio criterio. Piensa en qué cosas quieres invertir en lo mejor, y qué otra puedes dejar pasar y elegir más barato. Procura encontrar ese equilibrio que es, sin duda, la clave del éxito.

El mejor momento para comprar

Las prisas no son buenas consejeras, tampoco para ir de compras. Por eso, y a excepción de algunas cosas que necesites ya, lo mejor es esperar el momento propicio para comprar.

En algunos casos lo mejor será aprovechar las rebajas. En otros, comprar durante el Black Friday. O puedes buscar tiendas en liquidación. Valora si merece la pena esperar y actúa en consecuencia.

Recurrir a Ikea para controlar gastos

Fuente: A Beautiful Mess

El gigante sueco de los muebles y la decoración tiene muchas cosas buenas. Y una de ellas es el precio asequible de sus productos. Si tu presupuesto se ha visto mermado de forma considerable y piensas que no te va a llegar para completar la reforma de tu casa, quizás sea el momento de hacer una visita a Ikea.

Eso sí, si quieres darle a tu casa tu propio estilo puedes personalizar los muebles a tu gusto con pintura, vinilos adhesivos, etc.

Si sigues estas recomendaciones llevarás a buen puerto la reforma de tu casa, si no con un gran ahorro, al menos sin pulverizar el presupuesto que te fijes en un principio. ¡Todo un logro!