¿Quién quiere un cenicero? ¿Alguien necesita un cenicero? La ceniza  no hay que tirarla a cualquier sitio ni rincón; no, no eso esta mal, pero ¡no desesperéis!  Aquí traigo el remedio… ¡este curioso y decorativo cenicero… chimenea!

Pues sí, escucháis bien,  es una chimenea-cenicero… o ceni-chimenea, como la he bautizado. La ceni-chimenea se encuentra construida en madera, aunque también la hay en piedra, y tiene la forma de un hogar.


En la parte superior, tiene un pequeño estante dónde se ubican dos pequeñas velitas de simulación. Justo debajo de este estante se encuentra un diminuto “calderito” como si la sopa estuviera recién hecha, lista para tomar ¡qué rico! o quizás sea un cubo que, llenándolo de agua nos evite salir ardiendo, aunque prefiero lo de la sopa pero… con esto nunca se sabe.

En el propio  cuerpo, arriba, se encuentra integrado un termómetro vertical, para medir quizás… ¿las noches más calientes?

Por último el en pie, de la ceni-chimenea, nos encontramos con un pequeño cenicero con su pequeña muesca, a medida, para ubicar nuestro “cigarrillo”; asimismo, el pie se encuentra decorado con unas pequeñas muescas redondeadas en forma de semicírculos, dándole un aspecto más original y llamativo.

La ceni-chimenea puede colgarse como motivo de decoración en la pared, ambientando la estancia como la cocina o el salón… además, este cenicero, se encuentra diseñado para  ubicarse apoyándose en cualquier mesa sirviendo de elemento decorativo a la par que funcional. Aunque la ceni-chimenea da bastante juego en el interior, también, puede ubicarse en una zona externa como, por ejemplo, en la terraza o en cualquier patio.

Si buscas un cenicero que sea diferente, decorativo, distinto  y funcional, la ceni-chimenea es tu elección, sin lugar a dudas. Su precio es de 20€. Las dimensiones de este precioso cenicero son: Alto 16cm, Fondo 10cm y Ancho 13cm.