Uno de los animales que automáticamente identificamos con el mundo animal salvaje es una zebra. Habitante por antonomasia (junto a sus depredadores, leones, guepardos, etc….) de la selva y sabana, su característica piel ha inspirado a una de las lectoras de la web Design Sponge.

Según nos cuentan en el blog, Maria Jones vio una consola similar a la que vemos en la imagen y quedó prendada de ella. El problema era que el precio se salía un poco del presupuesto: 3.000 dólares (un poco menos en euros), con lo cuál decidió hacerse la suya propia. Pidió ayuda a su hermana y entre las dos consiguieron un resultado increíble.

Sólo necesitaron:

– tres tablas de madera (dos iguales para las patas y una para el tablero)

– pistola de clavos o martillo

– clavos

– papel de contacto de zebra

– tijeras

– chinchetas

(to añadiría también cola, para asegurarnos de que el papel queda bien pegado, las chinchetas son meramente decorativas).

Primero montaron la consola, fijando cada parte con los clavos, y después procedieron a pegar el papel. Con cuidado, sin dejar ninguna arruga y extendiendo bien la cola conseguiremos. Una vez pegado el papel procederemos a colocar las chinchetas en la parte frontal, la que se va a ver.

Ya tenemos nuestra consola de zebra   y finalmente por tan sólo 100 dólares (70 €). El ahorro ha sido más que significativo.