El diseñador de este sillón, Jie-Jyun Lyu, dice que aquellos que viven en una apartamento pequeño suele tener pocos muebles para no acaparar todo el esapcio, pero esto puede ser un problema cuando tienes invitados porque no tendrían dónde sentarse.

Para solucionar este problema creó el sillón Shair, un sillón de sillones. En apariencia es sólo un sillón, o una butaca, de diseño contemporáneo, pero cada una de sus “vértebras” se puede extraer, formando pequeños asientos que se abaten y forman una pequeña silla. Hasta ocho sillas si no hemos contado mal.

No tienen patas, habría que sentarse en el suelo, pero parecen ser bastante cómodos. Una vez que se vayan los invitados, se vuelven a poner cada uno en su sitio y podemos volver a disfrutar de nuestro cómodo sillón.

Vía: Yanko Design