Yo soy de esas personas que se olvidan de poner a cargar el móvil, soy de las que siempre va pelada de batería, y en la conversación más interesante del día se me apaga.

Pero eso no es todo lo desastre que puedo ser, porque para más datos, os diré que soy de las que pone a cargar el teléfono en cualquier enchufe de la casa y luego me tengo que pasear buscándolo. Y si con suerte lo encuentro a la primera puede ser que le propine una patada antes de verlo porque claro lo tengo cargando, pero en el suelo.

Hace un par de días puse a cargar el teléfono en la oficina, y claro cerca del enchufe no hay mesa ni nada por lo que lo dejé el suelo, y claro se levantó un compañero mío, no se percató de la presencia de mi pequeño móvil y … zassss! lo pisó. Para mi suerte no le ha pasado nada, por ahora funcina con normalidad, pero para evitar estas sorpresas poco agradables me he decidido a comprarme un soporte para cargar el móvil como el de la imagen, que además sólo cuesta 6 euros y así me evitaré muchos quebraderos de cabeza.

Por cierto me compraré uno para el trabajo y otro para casa y el de casa lo voy a poner en la cocina así cuando llegue a cenar me acordaré de poenerlo a cargar, y al día siguiente a la hora de desayunar lo encontraré sin problema para poder empezar el día tranquila.

En las imágenes viene explicado cómo funciona pero por si no te queda claro te diré que lo que tienes que hacer es enchufar el cargador, colgar el soporte

Colocado entre el cargador y el enchufe, recoge el cable y sirve de repisa para el telefono.