Una regla no escrita de la decoración es la siguiente: “cualquier objeto es susceptible de convertirse en cualquier otro, independientemente de su origen”. En realidad, es una regla que me acabo de inventar pero es aplicable totalmente al mundo del diseño, y si no mirad la imagen y decidme si no sucede en el siguiente caso.

canoa-mesa1
Fuente: Entratalibera

Se trata de un modelo que presentó EntrataLibera en FuoriSaloni 2009, la feria del mueble de Milán, y es una canoa reconvertida en banco para sentarse.

canoa-mesa2
Fuente: Entratalibera

Su colocación es invertida, de forma que el fondo quede boca arriba, lugar en el que se ha insertado un asiento con cierto acolchamiento para su comodidad. Se puede instalar con cuatro patas o colgado del techo a modo de columpio.

Original ¿verdad?, el precio ya será otra cosa… Eso sí, esto nos puede dar una gran idea para reutilizar ese pequeño barco familiar averiado o cualquier otro elemento al que dándole la vuelta podamos encontrar la comodidad de un asiento.

Desde los clásicos paléts que se transforman en camas y sillones hasta cualquier otro elemento, ¡puede ser transformable en otro complemento del hogar! ¡Solo hay que echarle imaginación!