De la misma forma que han vuelto a nuestros días estilos de épocas pasadas con aires más naif o clásico, era de esperar que el rockabilly también lo haría. No sólo se han instalado los peinados de la gente a lo Grease, sino que también han vuelto los tatuajes, los tocadiscos, los zapatos con calcetines y los bares con batidos.

El aire Rockabilly se ha instalado en las personas pero también en el hogar, ya que tocadiscos, papeles pintados y espejos con marcos dorados, se pueden encontrar en tiendas de electrodomésticos y mobiliario de uso común.

Por eso me gustó la casa que muestran en Ideas to Steal, ya que ha sabido respetar muchas pautas de este estilo, rescatando mobiliario que vuelve a brillar como el primer día. A simple vista, la cocina puede parecerse a cualquier otra, pero si nos fijamos bien, no es así. En tres tonos: Rojo, Blanco y Negro, han conseguido trasladar las características de este estilo.

Unos armarios blancos que aporten más luz a esta pequeña cocina, combina a la perfección con un suelo negro y una encimera del mismo color. El elemento principal en negro son las fantásticas sillas de cuero negro, con un ribete blanco y tachuelas.


El rojo aparece en algunos electrodomésticos, como por ejemplo la fantástica radio que hay sobre la mesa, en la que siempre suena Elvis para que puedas cocinar moviendo las caderas.


Pero el elemento más llamativo, es el enorme cuadro con una lámina en dos tonos, que rescata un anuncio de la época. Una elección muy acertada y llamativa, que cierra a la perfección el estilo de la cocina.

Con buen rock-and-roll es la mejor manera de acabar la semana.
¡Disfrutad del domingo!