Ya en alguna ocasión os hemos contado las ventajas de apostar por colocar y ordenar la bisutería en cuadros. Es una muy buena opción si se trata, por ejemplo, de los pendientes; ya que se puede tener siempre organizados y a la vista ya que se trata de un complemento pequeño.

Lo cierto es que esta idea la podemos aplicar también a complementos más grandes, como por ejemplo los collares. Es evidente que los collares son complementos más grandes, por lo que no cualquier cuadro será suficiente para mantenerlos en orden, será imprescindible un cuadro más grande para poder ordenarlos de una forma cómoda y práctica.

Un gran cuadro puede ser ideal no sólo para ordenar los collares y además decorar así cualquier pared. Fíjate en la siguiente imagen:

organizador de collares

Como puedes ver, se trata de un gran cuadro que ocupa gran parte de la pared. De esta manera se dispone del espacio suficiente dentro del mismo para poder colocar y ordenar dentro del mismo todos los collares. Pero no sólo eso, además resulta ideal para decorar la pared convirtiendo los collares en toda una obra de arte que se exhibe en la pared.

Es una idea muy sencilla, pero también es realmente práctica y cómoda, ya que no sólo tendrás tus collares preferidos siempre a mano, sino que además los harás partícipe de la decoración, añadiendo color, estilo y personalidad al espacio.

Si buscas una solución práctica, original y económica al caos de tus collares que siempre acaban enredados; esta es una muy buena alternativa.