Queridos amigos, hoy les dejamos con una propuesta muy interesante. Esta lámpara se ha fabricado con restos de partituras musicales que ya no queremos y deseamos reciclar.

El resultado es una atractiva luminaria, lo menos curiosa, sencilla de realizar y muy económica. En el caso de no tener partitura siempre se pueden imprimir y luego recortar.

El atractivo resultado de la lámparita es perfecto para ambientes distendidos, que gustamos del disfrute decorativo en cada detalle. Siempre abogamos por pequeños elementos decorativos, para enriquecer la estancia.

Siempre podemos reproducir esta lámpra utilizando una estructura de lámpara, unas tijeras, lápiz, un comás, algo de pegamento y hojas impresas de partituras.

Las lámparas tradicionales japonesas de papel pueden adquirirse en cualquier tienda o incluso en un mercadillo… y son muy económicas. Debemos tener una para comenzar nuestra actividad. 

Aunque también podría valer el esqueleto de cualquier lámpara. Pero en este caso se ha procedido con una lámparilla de papel. Sea como sea, imprimiremos todas las partituras que nos gusten y luego les dibujaremos, sobre estas, círculos con ayuda del compás… eso sí, deberás utilizar el mismo diámetro para todas las circunferencias que hagas.

Una vez las tengas, recortalas todas con las tijeras. Piensa que vamos a forrar toda la lámpara de papel con estos círculos así que realiza cuantos te sea posible.

Ahora toma los circulos, dales la vuelta y aplica un poco de pegamento… estos a su vez los adherimos a la lámpara japonesa… o a la estructura que hayamos conseguido. Continúa colocando las circunferencias de papel, superponiéndolas hasta forrar toda la estructura.

En la zona superior de la lámpara podemos añadir cada vez más recortes e intentar seleccionar los mejores cortados para que el acabado sea perfecto.

Dejamos secar muy bien antes de utilizar y listo. Si tienes puesta la bombilla… solo será necesario enchufar y voilà.. ya tenemos una lámpara para ubicar en nuestro rincón favorito.