Cuando el espacio no es suficiente para tener separados por estancias todos los ambientes que se desean tener o que se necesitan en el hogar, es necesario dejar volar la imaginación y adaptarse al espacio disponible.

Hoy en día somos muchos/as los que tenemos la necesidad de contar con un espacio de trabajo en casa, una pequeña oficina en la que poder desarrollar esas actividades que quedan pendientes en el trabajo.

Hemos encontrado una original idea que te puede servir de inspiración si no sabes dónde montar tu pequeña oficina en casa…

cocina

¿Se te había ocurrido que la cocina puede ser un lugar ideal para ello?

En este ejemplo que te mostramos se ha aprovechado la ventana de la cocina para instalar bajo ella una práctica zona de trabajo. Y es que de esta manera se puede aprovechar al máximo la luz natural.

oficina

Si te fijas, sólo se ha colocado bajo la ventana una mesa, una silla, un estante alto y algunos accesorios para el orden y organización de los elementos de trabajo; esos son los elementos principales que componen esta encantadora zona de trabajo en la cocina. Pero también cabe destacar los pequeños detalles: Unas maderas que cubren parte de uno de los cristales de la ventana y que, además de otorgar intimidad al espacio sirven de tablón; flores alegres sobre la mesa que añaden frescura y una bonita planta colgante que decora un lateral. el bonito tapizado de la silla que combina con el resto de colores; etc.

Ya lo ves, cualquier rincón de tu casa en el que haya una ventana puede ser un rincón perfecto en el que instalar tu pequeña oficina casera, incluso si la ventana está en la cocina.