Estamos empezando a acostumbrarnos a ver elementos que pertenecen a ciertas habitaciones de la casa, situados en otras estancias descontextualizando el objeto y dándole un nuevo aspecto. Así es como nos encontramos unas macetas hechas con teteras viejas, estanterías de tren en el recibidor de casa o, una bañera partida por la mitad reutilizada en sillón. Ya no nos extrañarnos con estos cambios, pero hay otros que sorprenden. Como es el caso de los papeles de pared en la cocina.

Cuesta encontrar un material en las paredes de las cocinas que no sea una hilera de baldosas. Con motivos o sin motivos, son ellas las que siguen mandando en la cocina, demostrando que son la mejor opción si se quiere poder limpiar sin problemas.

Pero cuando la cocina es grande y espaciosa, se nos abre un abanico de posibilidades con muchas las opciones que nos ayudarán a entrar una decoración adecuada a nuestros gustos y necesidades. Por eso han podido colocar un papel de pared tan llamativo.

Al situar el papel en la pared en la zona más libre de elementos, ayuda a que no se convierta todo en sitio de caos. Los muebles blancos, la pared lisa y las baldosas blancas son las correctas para un suelo oscuro y una pared ilustrada. Así compensan la tranquilidad y armonía de una zona, con la excitación y movimiento de la otra.

Aunque en esta cocina el papel de pared ha resultado ser una opción arriesgada pero con un resultado muy potente y moderno, a continuación os muestro la misma técnica (papel de pared sobre una zona de la cocina) pero sin final feliz.

Se trata de una cocina amplia con poco mobiliario, en la que el color blanco y la  madera clara tienen bastante protagonismo. Gracias a una gran ventana parece estar iluminado gran parte del día, por eso se podría haber jugado un poco con el color y haberle dado un elegante tono en verde salvia.

La pared empapelada es una de las que más importancia tiene, algo que ayudaría al papel sino fuera porque este es demasiado recargado, pasándose de la raya. Ha sido una mala elección.

Estáis avisados aquellos que queráis colocar papel en las paredes de la cocina.