Las pizarras no son un elemento muy habitual en la decoración de una casa y, las pocas veces que se introducen en el hogar, suelen ubicarse en habitaciones infantiles. Sin embargo, una pizarra puede ser un elemento decorativo original a nivel decorativo y muy útil, también en otras estancias de la casa.

De casualidad he encontrado esta imagen:

pizarra

Como puedes ver se ha añadido una pizarra a la decoración de esta cocina y, lejos de desentonar, se ha integrado totalmente en la decoración convirtiéndose en la protagonista.

A parte del enorme poder decorativo que poseen las pizarras y de su particular encanto, en un lugar como la cocina, es además muy útil y ofrece gran comodidad.
Normalmente, en la cocina, continuamente precisamos apuntar para recordar determinados datos: los alimentos que faltan y que poco a poco comienzan a componer la lista de la compra, las deliciosas recetas que a pesar de estar en el libro apuntamos en un papel para tenerlas más a mano, notas que en ocasiones se dejan a otros habitantes de la casa, recordatorios varios, etc.
Con una pizarra en la cocina, te podrás deshacer de todos esos papeles, libretas y notas; la pizarrá los sustituirá y al mismo tiempo aportará a la cocina un ‘toque’ original.

No importa el tamaño de tu cocina, esta es una idea válida prácticamente para todo tipo de cocinas, sólo es cuestión de seleccionar la pizarra adecuada teniendo en cuenta la decoración, estilo y espacio  de tu cocina.
Si cuentas con una cocina amplia y cómoda, puedes integrar en ella una pizarra grande, si dispones de algún espacio en la pared puedes crear tu pizarra con pintura de pizarra, si tienes una cocina pequeña bastará con que elijas una pizarra más pequeña que se adapte a las exigencias del espacio, si tu cocina es de estilo vintage puedes colocar la pizarra dentro de un marco del mismo estilo, etc.

¿Te animas a incluir una pizarra en tu cocina?