Para inspirar y sorprender: además de darle un inteligente uso al espacio, la exitosa decoración de un dormitorio para niñas refleja de forma exquisita esa fabulosa etapa entre niña y mujer.

La creatividad es la que se encarga de la decoración de cualquier encantadora recamara, es la que hace posible la magia y supera la limitante de un espacio relativamente reducido.

Siempre se puede considerar un proyecto de decoración, aunque este sea para un espacio pequeño, nunca se sabe como pueda llegar a resultar.

Si es tamaño de la recamara la cual se desea decorar es chico, se puede optar por llegar a utilizar toda la decoración con el blanco como base; nada más se puede llegar a colocar una cama y papel tapiz con pequeños estampados, que bien pueden ser coloridos en forma de mariposas o cualquier otra cosa acorde como elementos principales.

Se puede optar por muchas ideas puesto que se tiene una fuente de información muy buena, ya que simplemente se le puede preguntar a la usuaria de la alcoba como la desea tener.

Su inspiración se puede tomar muy enserio, al grado de poder escoger los tipos de edredones de la pequeña cama en conjunto con la armonía de los colores que se implican en las paredes de la habitación y los muebles.

Se puede empezar con el tapiz, o al revés, primero el edredón y de ahí sacar los colores; después el tapete, la lámpara, los cuadros, son motivos según la dinámica de vida de la niña, si baila, le gustan las muñecas, o su actor favorito. Con todo lo anterior se puede llegar a un grado de aceptación en el cual se puede personalizar la habitación en un cien por ciento, de acuerdo a los gustos que la usuaria del lugar posee.